Vamos a ver una lista de algunas enfermedades que pueden tener los bebés recién nacidos, así no se desesperan y saben como actuar si se llega a dar el caso. Estas enfermedades son lo que generalmente suelen aparecerle al bebé, y mayormente no suelen ser graves. Algunas se van solas y otras con pocos cuidados. Sin embargo, siempre ante la menor duda conviene acudir al médico, ya que es el que está preparado para ayudar a tu bebé.

Ictericia

Se reconoce fácilmente ya que la piel se le pone muy amarilla, al igual que la conjuntiva de los ojos (la parte blanca del ojo).

Ya de por si un bebé nacido en término tiene muchas posibilidades de sufrirla, cuanto más prematuro el niño mayores serán.

Generalmente desaparece sin tratamiento, pero es recomendable hacerle un seguimiento médico por si acaso no se va por si sola.

Otitis media

Conocida comúnmente como infección de oído, generalmente producida por presencia de líquido atrapado dentro del mismo.

Se puede reconocer por notar fiebre en el bebé, molestias al comer, secreciones en el oído y no suelen escuchar muy bien.

La leche materna suele proteger al bebé de la mayoría de las infecciones, pero no es infalible.

Otra forma de prevenir esto es hacerlo comer en una posición casi vertical y evitar exponerlo al humo de cigarrillo.

Otitis media en bebés

Candidosis bucal

Otra infección, Se debe a un hongo que suelen tener los bebés en la boca. Al igual que con la otitis, la leche materna suele ayudar a evitarla, pero en caso de que esto no ocurra, es importante concurrir al médico de inmediato.
Se reconoce porque se le ven unas placas blancas en la boca del niño, que pueden producir sangrado y mucho dolor. Generalmente ocurre durante los primeros 6 meses de vida.

Fiebre y resfriado

Esto es algo muy común en los bebés, posiblemente lo más común. Si bien normalmente todos estamos expuestos a muchos virus que causan el resfriado, los bebés no pueden combatirlos con la misma eficacia. Donde un adulto puede resfriarse una o dos veces por año, tal vez 3, dependiendo donde viva, el bebé lo hará con mucha más frecuencia.
También hay que tener en cuenta que los bebés están en una etapa de exploración, mayormente con la boca, lo cual facilita mucho la entrada de los virus y bacterias en general.

Ante los primeros síntomas es conveniente acudir al médico.

Diarreas y vómitos

En el primer caso, si bien puede pasar que de vez en cuando tu bebé haga caca líquida, en la diarrea es mucho más frecuente y mucho más aguada.

Es normal que sufran esto, ya que son causadas por su débil sistema inmune que no puede combatir alguna bacteria o virus que le ataco el sistema digestivo.
A veces incluso puede estar acompañada de vómito, si es viral, o puede encontrarse sangre, si es bacteriana.

Obviamente lo principal es llamar al médico para que nos ayude, pero se recomienda darle agua, ya que se suele perder mucho líquido en estos casos.

Siempre hay que ir al médico

Cuando son muy chicos, se recomienda evitar darle jugos durante sus primeros 6 meses.

En cuanto al vómito, también es algo común. Se puede diferenciar de la regurgitación porque sale con más fuerza y más volumen.
Es peligroso solo cuando ocurre con mucha frecuencia. Es importante ayudarle a reponer los líquidos y llamar al médico cuanto antes si vemos que está vomitando mucho.

Estreñimiento

Le ocurre a 1 de cada 3 bebés. Es cuestión de estar atentos a cada cuanto hace caca el bebé, y cuando empecemos a notar ausencia de popo, será momento de empezar a prestarle atención.

Te darás cuenta porque directamente no hará caca, o si hace, hará poco y de consistencia muy dura.
Como siempre lo mejor es llamar al médico y ver que le pasa.