1. ¿Qué quiero? Esta es la primera pregunta que debemos hacernos antes de ‘sumergirnos’ en una intensiva búsqueda de empleo. Algunos sólo quieren ganar algo de dinero en los meses de verano, pero dedicarse exclusivamente a sus estudios con la llegada de septiembre. Otros quieren aprovechar la falta de personal por vacaciones para tener una oportunidad en su sector. Tanto si buscas un trabajo de verano para estudiantes como poder conseguir un puesto de empleo de aquello en lo que te has formado, debes establecer si lo que buscas es temporal o algo que perdure.
  2. ¿Qué he hecho hasta ahora? Si en tu caso buscas un trabajo de verano para adolescentes porque hasta ahora no tienes experiencia, esta época es la mejor para adquirirla. Las empresas no tienen tanto volumen de ventas y por lo tanto suelen estar más dispuestos a dedicar parte de su tiempo a formar a los nuevos candidatos. Sin embargo, si nunca has trabajado te recomendamos que ‘escapes’ de las ofertas de trabajo dedicadas al sector turístico porque prácticamente todas la pedirán experiencia demostrable. Analiza qué has hecho hasta ahora, tanto en formación académica como laboral, y haz un listado de puestos de empleo en los que podrías encajar.
  3. ¿Dónde busco el trabajo? A pesar de que hoy en día la forma más extendida de buscar trabajo es hacerlo mediante las páginas de empleo en Internet, tienes que saber que menos de un cuarto de las ofertas de trabajo no están en la red. Por eso debes abrir tu mente a nuevos métodos y no abandonar los tradicionales. Sin duda, la forma más infalible de que un CV llegue al personal de Recursos Humanos es entregándolo en mano. Aprovecha que en verano tienes más tiempo para ir ‘puerta por puerta’ e ir entregando tu currículum en las empresas o establecimientos en los que te gustaría trabajar. Entra en Internet a las páginas ‘oficiales’ de las compañías y envíalo directamente adjuntando una carta de presentación. Las redes sociales son otra forma de encontrar trabajos de verano, tanto por las ofertas que pueden publicar las propias empresas en su ‘fan page’ como por empleos que vayan informando tus propios contactos.

A través de Internet resultará más fácil encontrar un puesto de trabajo para el verano

  1. CV ‘al día’. Además de dedicar tiempo a buscar empresas que necesiten contratar personal en verano, también debemos invertir tiempo en tener nuestro CV actualizado. Para que te sea más ameno puedes combinar ambas tareas, la búsqueda y la mejora de currículum, pero no envíes ninguno hasta que lo tengas perfectamente actualizado. Es preferible tener dos currículums diferentes y personalizar nuestras cartas de presentación según al puesto de trabajo que nos postulemos. Puedes modificar el orden del CV para dar prioridad a aquellas experiencias que se asemejen a los trabajos de veranos a los que estás aspirando. Recuerda que hay nuevos formatos de currículum entre los que puedes elegir, para tratar de mostrar una imagen más adecuada y, sobre todo, actualizada.
  2. Importancia del networking. Ve más allá de buscar trabajo en Internet o recorrer tu ciudad en busca de una oportunidad, haz contactos. ¿Cómo? Entre en comunidades virtuales, asiste a eventos y conferencias relacionadas con tu sector, busca contactos afines a tus intereses. Aunque el networking te será útil a lo largo de tu trayectoria profesional especialmente lo es para optar a un trabajo de verano. ¿Por qué? Porque como hemos visto es cuando hay más disponibilidad de puestos de empleo y muchas personas se ‘hacen eco’ de ello comunicándolo al resto de sus contactos. Cuantas más personas estén en tu círculo de amistades, virtuales o personales, tendrás  un porcentaje mayor de encontrar trabajo.

Las redes sociales son fundamentales en el networking, una práctica ideal al buscar un trabajo

  1. 100% disponible. Si estás buscando un empleo para el verano, aunque después te gustaría que continuara a partir de septiembre, debes tener total disponibilidad. Si echas un CV en los meses estivales y te llaman para una entrevista de trabajo sin apenas pasar tiempo entre una fase y otra, es que esa empresa realmente necesita con urgencia cubrir un puesto de empleo. Mantente 100% disponible, localizado y abierto a adaptarte a todo tipo de horarios y jornadas laborales y conseguirás el trabajo de verano deseado.