Golden Gate

  • Puente. ¿Quién no conoce el famoso puente rojo de San Francisco? Esta construcción que se ha convertido en todo un símbolo para la población es uno de los primeros atractivos que te recomendamos visitar en tu viaje. Puedes llegar hasta él mediante el autobús urbano y te dejará a pocos metros del Golden Gate. Hay una zona ajardinada y una pequeña exposición al aire libre donde se ofrece diferente información relacionada con el puente. Si la bruma de la Bahía, casi siempre presente, te permite sacar una buena fotografía del Golden Gate deberás sentirte todo un afortunado ya que hasta en los días más soleados el niebla rodea a la construcción.

Puente de San Francisco

  • Parque. Central Park de Nueva York no es el único parque que deja a los turistas boquiabiertos, sino que todos los que visitan el Parque Golden Gate se sorprenden todavía mucho más. Además de ser mucho más grande que el de la Gran Manzana, es un auténtico bosque en medio de la ciudad. En este caso se sitúa en la zona oeste de San Francisco, más próxima a la playa, y en sus kilómetros de abundante vegetación los turistas podrán disfrutar de un trocito de naturaleza en sus vacaciones. Aunque reciben el mismo nombre, el Puente y el Parque Golden Gate no están exactamente situados uno al lado del otro, aunque se puede llegar en pocos minutos con transporte público.

Parque Golden Gate

Lo más pintoresco

  • Lombard Street. Cuando uno lleva 30 minutos recorriendo las calles de San Francisco mira con deseo a aquellos ‘afortunados’ que van en coche… ¿Por qué? Porque las cuestas son impresionantemente empinadas. Pero si después de subir una de las inclinadas calles de San Francisco creías que no podrías ver nada peor, te recomendamos que vayas a Lombard Street. Ya que además de encontrar una calle ‘llena de cuestas’, éstas se distribuyen en zigzag. Se ha convertido en toda una atracción para los turistas, y es que todo aquel que alquila un vehículo en sus vacaciones baja, a 10 kilómetros por hora, por la serpenteante Lombard Street. Los peatones lo tienen más fácil, ya que hay escaleras a ambos lados y éstas bajan de forma vertical. Los coches, las coloridas flores y las vertiginosas curvas te harán que tengas la mejor fotografía de tus vacaciones.
  • Antiguos tranvías. Si pensabas coger el tranvía como un medio de transporte ‘habitual’ en tus vacaciones, te avisamos de que lo utilizarás como atracción más que como necesidad. Y es que además de que los antiguos tranvías de San Francisco forman siempre unas largas filas para acceder a ellos, los trayectos que hacen sólo son por los barrios más céntricos de la ciudad. Si viajáis con niños intentad que vayan sentados, ya que la mitad de los pasajeros tienen que ir de pie. El problema de esto es que el tranvía está abierto por los laterales, por lo que los viajeros que tienen que ir de pie van literalmente en la parte exterior del tranvía. Pero si buscas pasar un rato divertido, desde luego te recomendamos que no te sientes y que intentes ponerte en la parte delantera, ¡no podrás resistirte a gritar cuando bajes por las empinadas calles!

Tranvía que recorre algunas calles de San Francisco

  • Muelle Fisherman. Y si todavía no te habías convencido de por qué San Francisco tiene un encanto especial que no tienen el resto de ciudades estadounidenses, ve al Muelle Fisherman y compruébalo tú mismo. Aquí se pueden ver decenas de leones marinos tomando el sol en uno de los muelles de este puerto de la ciudad. Pero además se puede visitar uno de los acuarios más grandes e importantes de California; ideal si viajamos con los más pequeños de la casa. En Fisherman te será imposible resistirte a comprar algún souvenir, echar alguna moneda a los artistas callejeros que llenan de música este lugar o a comerte una auténtica hamburguesa americana; te aseguramos que serán las mejores que habrás probado en tu vida. ¿Algo más que pueda ofrecer San Francisco? Desde aquí, puedes coger un barco e ir hasta la Isla de Alcatraz, donde poder hacer un tour por la famosa prisión donde estuvo encarcelado Al Capone.

Y también…

Te recomendamos que subas hasta las colinas de Twin Peaks para tener las mejores vistas de la ciudad; puedes llegar en autobús urbano y sobre todo abrígate bien, porque en lo alto de ellas hace siempre mucho frío. Si viajas en los meses estivales, métete el bañador en la maleta porque podrás disfrutar de hermosas playas de kilómetros de arena fina y dorada a tan sólo unos minutos de la población. Y si lo que buscas es el ‘San Francisco más urbano’, no dejes de visitar Union Square, donde se concentran la mayoría de tiendas, restaurantes y alojamientos. Este es un resumen de los numerosos encantos de San Francisco, pero para conocer muchos más, lo mejor es que vayas a descubrirlos…