1. Panko: Este producto de la cocina japonesa no es nada menos que pan molido como el que hemos utilizado por años para empanar, pero con la diferencia de que el panko no es fino, sino que es un pan en pequeñas hojuelas que logra un efecto aún más crocante en los alimentos ¡excelente!
  2. Hojuelas de maíz: Sí, guarda la leche y el tazón y rompe las hojuelas de maíz para lograr un empanado que tendrá una textura crujiente impresionante, ya que las mismas hojuelas ya son de por si crocantes. De hecho en algunos países puedes encontrar el capeado de hojuelas de maíz en la popular marca del gallito, y este se aplica como cualquier empanado, cubriendo las piezas de comida con harina, pasándolas por huevo y cubriéndolas en las hojuelas antes de llevar al aceite caliente.
  3. Galletitas de agua: Se trata de hacer el mismo procedimiento que con las hojuelas de maíz pero con galletas de agua o galletas saladas, a estas les puedes agregar orégano, chile en hojuelas, pimienta, y cualquier condimento que encuentres apetitoso. Es menos crocante que utilizar hojuelas de maíz pero no por eso menos rico, ya que funciona mejor para los alimentos que se cocinan más rápido como el pescado.
  4. Harina de maíz: Se conoce también como polenta, o harina de maíz gruesa, así como harina paraguaya en algunos lugares. Como es de grano grande se logra un capeado más grueso que torna los alimentos más crujientes, y además ese mismo capeado hace que por su grosor el aceite no entre tanto a lo que se fríe, conteniendo aún más el calor.
  5. Una mezcla de todo lo anterior: Ahora bien, si te sientes más aventurera haz una mezcla de todos los tipos de empanado y ve qué tal te va con los resultados a fin de lograr tus propias combinaciones en por ejemplo, un pollo frito con menos harina de maíz pero más galletitas de agua, un pescado con más panko y galletas que harina, etc.

Recuerda además que para lograr una fritura más crocante el contraste de temperaturas es necesario, así que mete a refrigerar por algunos minutos los alimentos ya empanados y una vez helados fríe en el aceite bien caliente.