• Evita retrasar tus pagos: La institución financiera que te ofrece la tarjeta de crédito siempre te dará una fecha para que hagas los pagos mensuales correspondientes, trata de ser puntual a la hora de cumplir con ellos. Los retrasos además de traer más recargos por mora, te crean una mala reputación con el banco y seguramente no podrás optar por otros créditos cuando revisen tu historial crediticio, y vean que tienes problemas para cancelar a tiempo. La puntualidad de los pagos mensuales es de suma importancia si posees tarjetas de crédito.
  • Usa con más frecuencia la tarjeta de débito: Si eres titular de una cuenta de ahorro o corriente, es muy probable que tengas una tarjeta de débito afiliada a una de estas cuentas, es preferible que uses esta tarjeta cuando vayas a hacer compras o algún pago, así evitarás aumentar la deuda de tu tarjeta de crédito y estarás ahorrándote el sentimiento de culpa que esto conlleva.
  • Utiliza una sola tarjeta: Es probable que tu banco haya ofrecido darte más de una tarjeta, esto es una señal de que eres un buen cliente y de que confían en ti. Evita utilizar todas a la vez porque la deuda será muy grande, además tu dinero se irá como el agua en intereses, de modo que puedes utilizar solo una para gastos de emergencia, y controlar su pago de acuerdo a tus gastos. Si las tarjetas que posees son de diferentes bancos usa la que tenga la tasa de interés más baja, esto te resultará beneficioso.
  • Solicita al banco una tasa de interés más baja: Si eres un cliente con un buen historial en el banco puedes llamar y decir que deseas cancelar tu tarjeta ya que posees una en otro banco, que te ofrece más ventajas y que además tiene una tasa de interés mucho más baja, muchos bancos prefieren hacer un acuerdo contigo antes que perder un cliente. Ten en cuenta que para esto tu historial como cliente debe ser intachable.
  • Liquida tu deuda: Si ves que no puedes controlar tu deuda, existen diferentes compañías que te ofrecen consolidar el pago de tu crédito, estas por lo general te ofrecen un interés más bajo que el del banco y te dan un plazo más largo para cancelar la deuda. Debes ser muy cuidadoso a la hora de elegir una compañía que te ofrezca este servicio, busca asesoría antes de hacerlo, algunas de estas compañías suelen ser dirigidas por estafadores que solo buscan aprovecharse de ti.