1) Los periquitos cantan

Los periquitos pueden ser la alegría de la casa. Su canto proporciona a muchas personas una dosis de optimismo mucho más fuerte, efectiva y sobre todo más sana que una pastilla de Prozac. Pero si no te gusta escucharlos, pueden llegar a ser insoportables.

No vale ponerlos en el patio para que sean los vecinos los que sufran las consecuencias de tu elección, si vas a hacerte con unos periquitos, asume que vas a tener en casa a unos incasables cantores o escoge pájaros más silenciosos.

2) Los periquitos ensucian

Sí, estamos hablando de seres vivos que comen, defecan, sueltan plumas y, en definitiva, manchan. La jaula debe de limpiarse todos los días y los comederos y bebederos de los pájaros deben de estar también en las mejores condiciones higiénicas.

De no ser así, no solo podemos encontrarnos con problemas de salud en nuestras aves, sino también con un problema de olores y de higiene en la vivienda. Intenta que el momento de limpieza sea un momento de juego con tu pájaro y no algo que haces a todo correr y estresándolo.

3) Necesitan espacio

Algunas personas se llevan a casa un periquito en una jaula de transporte y pretenden que se queden allí durante toda su vida. Evidentemente esto es maltratar al animal. El periquito necesita una jaula rectangular, con un buen tamaño donde pueda moverse con cierta tranquilidad.

También es recomendable soltarlo para volar y que se ejercite, siempre con cuidado de que sea en una habitación cerrada y que no haya ninguna ventana abierta. Si se tiene perro o gato, mejor que no estén cerca ya que aunque hay vídeos en Internet en los que se pueden ver a estos animales comportándose de manera muy cariñosa, lo habitual será que sean cazados y acaben muertos o desplumados.

4) Ellos necesitan cuidados también en vacaciones

No puedes dejar a tu pájaro con grandes cantidades de agua y comida y marcharte sin más. Es necesario que alguien acuda a poner agua fresca cada uno o dos días, limpiar la jaula y ofrecerle alpiste fresco.

El pájaro debe de estar limpio y también debe de tener algo de compañía. No olvides que es un ser vivo y que sus necesidades no son tan solo comer y beber. Asegúrate de que está bien atendido mientras disfrutas de tus merecidas vacaciones.

Esperamos que todos estos puntos te sirvan antes de decidirte a adoptar en tu casa un periquito, es importante asegurarte de estar preparado para ello a fin de evitar abandonos, algo que los animales nunca se merecen.