Cada uno de nosotros podemos considerarnos “creadores de contenidos” si compartimos en alguna web o red social nuestras imágenes, fotografías, textos, música o cualquier producto de nuestra expresión. Por ahora, las licencias en redes sociales parecen ser algo más complejo de implementar, pero si tienes un sitio web o un blog, deberías prestar atención a las licencias disponibles que puedes utilizar.

No olvides que la licencia del contenido es lo que determina las pautas sobre lo que se puede y no se puede hacer con un contenido, es decir, qué es lo que permite y qué es lo que prohíbe el autor de ese material. De esta forma, cuando elegimos una licencia para nuestra página web o nuestro blog, le estamos diciendo al lector si autorizas la reproducción de tu contenido, si puede crear una obra derivada de la tuya o incluso si puede comercializar tu material.

Cuando no eliges una licencia determinada, el uso de tu contenido está sujeto a la legislación de copyright del sitio donde surge la obra. Es decir, cuando no seleccionas una licencia, tu material se cataloga automáticamente bajo la categoría “todos los derechos reservados”, por lo que nadie podría compartir tu contenido ni siquiera mencionando la fuente. Recuerda que cuando eliges una licencia, determinas lo que sucederá con tu material, y si no eliges ninguna, no estás tomando ninguna decisión sobre el destino de tu obra.

Si bien en tiempos de internet e hiperconectividad, el derecho de autor se ve cada vez más desdibujado, es importante determinar la licencia de un contenido ya que en caso de que se infrinja el copyright de una obra, será más fácil determinar la falta.

¿Cuáles son las licencias actualmente disponibles?

  • Creative Commons: Esta es, tal vez, la más popular y conocida de las licencias. Creative Commons es una organización a nivel mundial cuyo fin es la creación y distribución de licencias sobre el contenido online. Se caracteriza por ser muy simple para los autores de las obras y ofrece una herramienta en línea para seleccionar la licencia que deseas. Es gratuita.
  • Arte Libre: Se trata de una licencia copyleft, es decir, que permite la distribución sin restricciones de una obra y sus derivaciones pero que exige que tales derechos se mantengan en las obras derivadas. No ofrece muchas opciones para personalizar los derechos que se pueden otorgar, por lo que el texto de la licencia es simple y breve.
  • Colorius: Es un sistema mixto de licencias. Ofrece a los particulares el registro de sus obras hasta 100 MB cada una y sin límite de registros. Protege tus obras en dos clicks, ya sea que se trate de textos, audio, vídeos o fotografías, así como también artículos de blogs. Aplica un sellado de tiempo (TimeStamping) durante 15 años, período durante el cual vigilarán tu contenido. Es útil en conflictos legales ya que el sellado sirve como evidencia electrónica.

Ahora que lo sabes, elige una licencia para tu sitio web o blog y no dejes tus derechos al azar.