En este artículo vamos a darte todos los consejos oportunos para comprar lavadoras de modo que no sólo te guíes por el precio a la hora de decidir cuál es la ideal para tu casa, sino que tengas en cuenta todos los aspectos que debes tener en cuenta a fin de asegurarte de realizar la elección correcta. Estos son los puntos que debes tener presentes:

  • Velocidad de centrifugado: Una de las características que podemos ver entre la ficha técnica de cada lavadora es la velocidad de centrifugado. Verás que te muestra un número seguido de unas siglas “rpm”, se trata de una unidad que significa revoluciones por minuto, es decir, las vueltas que puede dar el tambor de la lavadora en cada minuto que esté en marcha el centrifugado. Generalmente, los modelos que podemos encontrar a la hora de adquirir la lavadora suelen ofrecer unas cifras que están entre las 400 y 1.600 rpm. Es cierto que a una velocidad inferior, más barata será tu compra, sin embargo, debes recordar que tendrás problemas a la hora de secar tus prendas, siendo un centrifugado muy poco efectivo si su velocidad no es cercana a por lo menos 1.000 rpm, especialmente si no dispones de una secadora.
  • Tipo de carga: Con esto nos referimos al tipo de apertura que tiene para introducir la ropa sucia en la lavadora. Lo habitual es que sean de dos tipos, de carga frontal, aquella con la puerta redonda en la parte de enfrente, en posición perpendicular al suelo, o bien de carga superior, que son aquellas que tienen una tapa en la parte de arriba, quedando los laterales totalmente cerrados. La mayoría suelen optar por lavadoras frontales, por la comodidad para ubicar en la casa, generalmente en la cocina, por debajo de alguna bancada. El problema es que resultan más caras que las de carga superior. Aunque a la larga, estas últimas resultan más caras, al necesitar más agua y electricidad para su funcionamiento, además de no ofrecer un centrifugado tan eficiente. Así que si buscas una lavadora de calidad elige carga frontal, si por el contrario sólo te importa gastarte lo mínimo posible, opta por la de carga superior, siempre que el hueco que tengas para ubicarla en casa te lo permita.
  • Capacidad de carga: Esta característica hace referencia al peso que puede soportar la lavadora para cada lavado. La mayoría de modelos pueden aguantar un máximo de 8 o 10 kg, a partir de ahí ya hablamos de lavadoras industriales. Así que para elegir tu modelo, ten presente qué cantidad de ropa vas a añadir en cada lavado. Si optaras por un modelo pequeño y sois una familia grande, necesitarías seguramente varios lavados para poder tener limpia toda la ropa. Por el contrario, si sois pocos en casa y necesitas lavar ropa a menudo, una lavadora grande podría resultar muy cara si no la llenas con una cantidad cercana a su capacidad.
  • Consumo eléctrico: Se trata de un aspecto fundamental para el ahorro que podamos conseguir al optar por un modelo con un consumo óptimo, pues es el tercer electrodoméstico que más energía consume en un hogar, según estudios realizados. Las lavadoras que encontramos en el mercado están etiquetadas según la normativa de la UE, desde una A hasta una G. Cuanto más próxima a la A, mayor eficiencia en su consumo eléctrico, cuanto más cercana a la G, peor eficiencia en cuanto a su consumo. Teniendo en cuenta que una lavadora puede tener una vida superior a 10 años, si eliges un modelo eficiente, puede resultar un gran ahorro.
  • Cuántos programas de lavado ofrece: Recuerda que solemos utilizar pocos programas de lavado, en ocasiones hay lavadoras muy caras que se publicitan destacando sus numerosos programas, pero una vez la compres, es posible que no uses ni la mitad.
  • Acabado: Cada vez tenemos más variedad de colores para elegir la lavadora, lejos de la típica lavadora blanca que habitualmente se comercializaba. Sin embargo, muchos de estos colores o materiales novedosos suelen resultar más caros, ten presente esto, pues al margen de algún material más resistente, lo habitual es que únicamente aporten estética a la lavadora.
  • Ruido: Especialmente durante el centrifugado, la lavadora puede hacer un ruido que resulte bastante molesto. Según nuestra exigencia para buscar un hogar sin ruidos que molesten o el tipo de vecinos quejumbrosos que tengas, podría ser importante ver este dato y comparar con los diferentes modelos. Las lavadoras que se comercializan hoy en día suelen funcionar con un nivel de ruido que se puede soportar y entra dentro de la legalidad.
  • Panel de mandos: Existen lavadoras más sencillas, con las típicas ruedas que podemos girar para elegir temperatura o tipo de programa, pero las más sofisticadas disponen de un panel con una pantalla LCD, similar al de un dispositivo móvil. Evidentemente, estas últimas son las lavadoras más caras (aún más si aparece alguna avería), pero si buscas un modelo que te permita programar lavados para poder dejar la lavadora en funcionamiento es probable que prefieras una de estas.
  • Seguridad: Si tienes niños pequeños que no dejan ningún panel sin tocar, la seguridad es un aspecto que debes valorar aún más. Es importante que la puerta tenga un sistema de bloqueo durante el funcionamiento. Los modelos más avanzados, evidentemente también más caros, disponen de sistemas de alarma si apareciera algún problema en la toma de agua o alguna fuga, previniendo así problemas de funcionamiento o posibles inundaciones en casa.

Si no tenías claro cómo elegir tu lavadora más adecuada, esperamos que todos estos consejos te hayan resultado útiles a la hora de decidir qué modelo será tu elección final.