Edad

Ante todo, debemos tomar en cuenta la edad de la mascota, su capacidad física y su estado mental. Por ejemplo, si la mascota apenas está creciendo, conviene comprar un juguete que contribuya a su desarrollo e incluso sirva como elemento didáctico respecto a algún hábito o práctica especial.

En el caso de los perros, si tenemos un cachorro, conviene comprar algún juguete de látex o plástico, que lo ayude a fortalecer y desarrollar su dentadura. Por el contrario, si el perro es adulto, es más adecuado usar un juguete donde el perro deba compartir con las personas, como un disco, una pelota, etc.

Material de fabricación

Es importante que los juguetes estén fabricados en materiales de calidad, tomando en cuenta que deben ser inofensivos para las mascotas, es decir, deben ser irrompibles, para que el animal no se asfixie en caso de que llegara a ingerir alguna parte del mismo. El látex y el plástico son materiales ideales para la parte externa del juguete, mientras que si son objetos con rellenos de fibra, lo mejor será el poliéster, ya que es ligero y además es un material neutro, en caso de que la mascota llegara a ingerirlo.

La variedad de juguetes es muy amplia, pero en general se identifican dos tipos, en función del grado de supervisión que necesiten por parte de las personas cuando estén siendo utilizados.

Juguetes con supervisión                                

Se trata de aquellos juguetes con las que el animal puede jugar, teniendo como condición la presencia de su dueño u otras personas de la casa. En este grupo podemos mencionar a las pelotas, cuerdas elásticas, y otros juguetes.

Lo más importante de esto, es que no debes permitir que la mascota juegue con cualquier cosa por el hecho de que estés allí, porque esto le creará un mal hábito, más bien procura que los juguetes que utilice le pertenezcan, y que juegue con ellos periódicamente.

Juguetes sin supervisión          

Deben ser juguetes lo suficientemente grandes para que la mascota no se los trague, pero además resistentes para que no los destroce. También puedes elegir algunos juguetes comestibles, porque con ellos el animal puede entretenerse hasta que regreses a casa. En todo caso, debes enseñarle que no debe morder otras cosas de casa que no sean sus juguetes, y así tendrás una mascota bien educada que sabe cómo entretenerse.