Nivel de protección

Además de la calidad de la fabricación, los materiales, el diseño y el acabado de los lentes como prendas de vestir, el principal aspecto en el que debes fijarte para saber si unas gafas de sol son de calidad para la salud de tus ojos, es el grado de protección que estas brinden antes los rayos ultravioletas. Para saber esto, debemos consultarlo en la óptica o tienda, la idea es que los lentes puedan filtrar más del 90% de los rayos solares. Si el índice está por debajo de este porcentaje, lo mejor es no comprarlos.

Color de los cristales

Sobre el color de los cristales existen algunos mitos. Por ejemplo, se cree que si los cristales son de un color oscuro, pueden proteger más ante el sol. Esto no es del todo falso, pero debemos aclarar que la función de los cristales oscuros, solamente es evitar que las pupilas deban entrecerrarse, como una reacción natural ante el exceso de luz, de modo que el color de los cristales no necesariamente es un aspecto determinante en cuanto a la calidad de los lentes. No obstante, si los cristales son demasiado oscuros, se dificultará la visibilidad.

Ángulo que cubren las gafas

Algunas personas olvidan que las gafas de sol deben cubrir todos los ángulos de los ojos, ya que de lo contrario los rayos ultravioleta pueden filtrarse. Esto dependerá básicamente del diseño de los lentes, pero lo ideal es seleccionar unas gafas que permitan cubrir la mayor parte de los ángulos.

Combinación con otros tipos de lentes

La utilización de lentes para protegernos ante el sol, no implica que no podamos utilizar otros tipos de lentes, especialmente los lentes de contacto. De hecho, quienes tengan problemas visuales, y utilicen lentes de contacto de forma cotidiana, pueden usar gafas de sol sin ningún problema y disminuir el efecto del aire en los ojos, que puede causar irritación visual. Recuerda que para hacer la compra, lo mejor es acudir a una tienda especializada u óptica, donde te mostrarán piezas de calidad y probablemente te brinden una asesoría completa.