Seguramente no te imaginas vivir sin electricidad ya que es una gran parte de nuestras vidas y cada vez más utilizamos dispositivos que dependen de la energía eléctrica para funcionar. Si bien mucha gente está tomando consciencia de la necesidad de reducir su uso, aún se derrocha energía.

El ahorro en el consumo de electricidad comienza cuando adquieres un aparato. Puedes estar tomando el camino del derroche o de la eficacia, sólo depende de ti. Afortunadamente, cada vez más electrodomésticos se ajustan a los requisitos ecológicos, con una duración mayor y más eficientes.

Por otra parte, es muy importante la conducta individual. Si deseas ahorrar en electricidad, no debes dejar aparatos encendidos cuando no los estás utilizando, algo que sucede habitualmente en los hogares (por ejemplo, dejar el televisor encendido cuando estás cocinando o el ordenador prendido mientras sales de casa). Ten en cuenta que el 80 % del consumo de electricidad en una casa se destina a los electrodomésticos, mientras que el 20 % restante corresponde a la iluminación.

A continuación te compartimos una lista de los electrodomésticos que tienen un mayor gasto de energía junto con sus porcentajes de consumo doméstico, según el Instituto para la Diversidad y Ahorro de la Energía (IDAE):

  • El frigorífico se lleva el primer puesto del podio, siendo el aparato que más energía consume, con un 30,6 % del total de las facturas de electricidad que se destinan al uso hogareño.
  • El segundo lugar es ocupado por uno de los aparatos más utilizados y que, silenciosamente, derrocha más energía de lo que nos damos cuenta: el TV. Nuestro preciado televisor está encendido muchas más horas de las que realmente lo miramos. Por suerte, las nuevas generaciones de TVs son cada vez más eficientes en cuanto al uso de electricidad.
  • Consumo Standby: por supuesto, el Standby no es un electrodoméstico en sí mismo sino que es el estado en el que se encuentran los aparatos domésticos cuando no los estás utilizando pero se encuentran conectados a la red eléctrica. El consumo Standby o “fantasma” supone el 10,7 % del gasto total en la factura de la luz.
  • Horno eléctrico: 8,3 %. Los hornos a gas natural no suponen una energía muy limpia pero no consumen electricidad y son más potentes.
  • Ordenadores: 7,4 %. Pasamos numerosas horas al día frente al ordenador, no sólo en la oficina sino también en casa. No siempre que están encendidos los estamos utilizando, así que es recomendable apagarlos cuando no estemos frente a ellos.
  • Congeladores: 6,1 %. Al igual que los frigoríficos, son necesarios para la conservación de alimentos pero en su versión congelada. No es posible desconectarlos, así que piensa si realmente necesitas un congelador antes de comprarlo.
  • Lavavajillas: 6,1 %. Con el lavavajillas sucede lo mismo que con el congelador, puesto que no es tan necesario como otros aparatos. Puedes lavar los platos a mano y ahorrar muchísima energía.
  • Secadoras: 3,3 %. No te recomendaremos lavar la ropa a mano, ya que las secadoras se pueden desconectar cuando no las usas, afortunadamente.
  • Otros: 3,5 %. El resto de los aparatos que tienes en tu hogar no consumen tanto, por suerte.