1. Aumenta la frecuencia en la ejercitación física, lo aconsejado es 3 veces semanales.
  2. Organiza un plan que pueda ser seguido al pie de la letra equilibrando ejercitación y dieta. Dentro de este plan deja un día para un permitido para mimarte un poco.
  3. Las horas de sueño son importantes, se ha demostrado que dormir poco aumenta el apetito. El sueño también tiene que ser organizado y rutinario.
  4. En lo posible deja de lado los bocadillos porque en general contienen muchas calorías. Según estudios en los últimos años los bocadillos subieron de 200 calorías a 600. Las ingestas deben estar planificadas en el plan de trabajo.
  5. Se consciente de lo que comes en cuanto a cantidad y calidad de la comida.
  6. Aumentar la frecuencia de la actividad física, haz lo posible por caminar, subir escaleras además de la ejercitación física o deporte que hayas elegido.
  7. No consumir bebidas dulces como gaseosas o jugos procesados. Inclínate por los jugos naturales y por el agua.
  8. Dentro de la planificación considera el permitido porque es una manera de mimarse y de reconciliarse con las dietas. Todo lo que tenga que ver con planes estrictos tienen que contemplar un día diferente porque eso ayuda a equilibrar el resultado final.
  9. Si puedes en tu casa tener unas pesas livianas hazlo para usarlas un poco en tu tiempo libre porque ello ayuda a no tentarse con los bocadillos.
  10. Responsabilízate de tu trabajo y tómalo en serio. Pide a tu familia que te apoye en  este proyecto así te sentirás acompañada.
  11. El entrenamiento variado te mantendrá alerta, si siempre es igual hay muchas posibilidades de que te aburras. Recuerda que los planes de salud deben ser planificados por profesionales y la actividad física también si no conoces mucho del tema.
  12. Los carbohidratos serán reducidos y cambiados por frutas y verduras que también te brindarán la posibilidad de comer más cantidad.
  13. Vuelve a la infancia y salta la soga ya que es económico y muy efectivo: regula la respiración y te mantendrá ágil si logras llegar a 50 saltos y luego a 100.
  14. Entre ejercicio y ejercicio el descanso debe ser reducido de forma paulatina. Como de un tipo de ejercicio se pasa a otro que trabaja un grupo muscular distinto se puede reducir el tiempo entre uno y otro llegando al mínimo que es 1 o 2 segundos.

En todo momento debes ser paciente contigo mismo y darte tiempo para lograr el éxito.