Ciertamente, es imposible llevar un gimnasio a la oficina, o disponer de mancuernas y muchas herramientas para ejercitarte, de modo que los principales ejercicios que puedes hacer, son los de estiramiento, esto te ayudará a relajarte, de modo que no llegarás tan tensionado a casa, y podrás desenvolverte mejor durante tu jornada laboral.

Postura

La forma en como estés sentado en tu oficina es muy importante a nivel físico, una mala postura puede causar dolores de espalda, cuello, y hasta desviación de la columna vertebral. De modo que el primer ejercicioserá corregir tu postura, colocando la espalda recta, los hombros hacia atrás, los pies reposando sobre el piso o alguna superficie plana, el monitor aproximadamente al nivel de tus ojos, y las muñecas no deben estar sobre el teclado.

Cuello

Estirar el cuello es muy sencillo. Debemos llevar el cuello hasta abajo, con dirección al pecho y luego hacia atrás con dirección a la espalda, es decir, debemos mirar hacia abajo y hacia arriba. Seguidamente debemos girar el cuello mirando hacia la derecha y posteriormente a la izquierda, o viceversa.

Puedes practicar ejercicios en forma de estiramientos sin salir de la oficina

Hombros

Para estirar los hombros, debemos girar varias veces hacia adelante, y luego hacia atrás. Las repeticiones pueden ser de diez en adelante.

Brazos

Nuestros brazos también necesitan ser ejercitados, para fomentar una mejor circulación de la sangre. Teniendo la espalda recta, debemos extender el brazo hacia adelante, y con el brazo contrario, ayudar a estirarlo con dirección al hombro opuesto. Otro estiramiento para los brazos, consiste en apoyarlos sobre el escritorio y hacer una flexionarlos.

Muñecas y tobillos

Gire las muñecas y los tobillos en ambas direcciones (izquierda y derecha), a fin de relajar las articulaciones y evitar padecer el síndrome del túnel carpiano. Este ejercicio puede hacerse cada hora y como mínimo diez veces para cada muñeca y tobillo.

Piernas

Nuestras piernas podemos estirarlas, colocándonos al borde de la silla, y extendiendo cada pierna por separado, apoyando únicamente el talón. Las pantorrillas pueden ejercitarse colocando los pies sobre el suelo, y elevándolos, sin separar del suelo la parte delantera del pie.

Todos estos ejercicios, pueden hacerse sentados en una silla, pero lo ideal es hacer algunas caminatas durante los lapsos de receso. Si es posible, pueden implementarse algunos utensilios como cintas elásticas, pequeñas mancuernas, etc.