Movimiento de la cobra

Se trata de un ejercicio diseñado para fortalecer la espalda baja, basado en el particular movimiento de la cobra. La persona debe recostarse en una superficie plana, teniendo los brazos y las piernas estirados. Luego se debe endurecer el abdomen, y levantar la parte posterior del cuerpo, estirando los brazos al mismo tiempo y usándolos de apoyo. Posteriormente, debemos hacer lo mismo con las piernas sosteniendo el movimiento por unos tres segundos, hasta regresar a la posición inicial.

Movimiento de la cobra para ejercitar la espalda

Flexiones con dos sillas

Colocar dos sillas de manera frontal y luego situarse en el espacio entre ellas. Se deben extender las piernas, y colocar un brazo en cada silla, que flexionaremos de forma simultánea, sin tocar el suelo, hasta regresar a la posición inicial. Se repetirán entre ocho y diez veces.

Puedes hacer flexiones con dos sillas

Pelota de estabilidad

Con la pelota de estabilidad, podemos ejercitar nuestra espalda baja. Solo debemos colocarnos boca abajo, sosteniendo la zona abdominal en la pelota. Las manos también pueden ayudarnos a mantener el equilibrio, y debemos elevar las piernas hasta formar una línea recta con relación a la espalda. Esto puede realizarse entre ocho y diez veces, tratando de mantener las piernas en el aire por tres segundos.

Bandas de resistencia

Con las bandas de resistencia podemos ejercitar nuestra espalda, para ello, nos sentamos con las piernas completamente extendidas y colocamos las bandas alrededor de nuestros pies, mientras tomamos los agarradores en cada mano, luego debemos halar hacia nosotros, tratando de no abrir los codos. Esto también puede hacerse amarrando las bandas a un objeto fijo donde nos podamos situar, y que las bandas queden a la altura de nuestros brazos.

Antes de hacer cualquiera de estos ejercicios, es importante realizar un calentamiento durante al menos cinco minutos, a fin de preparar nuestro cuerpo para la tarea. Si es posible, debemos realizar estiramientos, con el objetivo de no sufrir ninguna lesión. Dependiendo de nuestra condición física, es importante consultar con un especialista sobre la pertinencia de ejecutar estos movimientos para prevenir dolores inesperados y otros efectos negativos producidos durante o después de la actividad física. En todo caso, recuerda que siempre habrá una opción para ejercitar tu cuerpo, que a la vez sea amigable con tu capacidad.