Existen algunos ejercicios que nos ayudan a solucionar problemas de espalda que no sean crónicos, pues cuando así lo es, es muy recomendable visitar al médico, ya que problemas como la columna desviada o la osteoartritis como producto de la edad, deben tratarse junto al médico familiar o aun especialista.

Cuáles son los ejercicios que ayudan con los dolores de espalda

  • Pilates: por tratarse de ejercicios de estiramiento y que se pueden realizar en su mayoría sobre piso, los Pilates son ejercicios que benefician mucho a los dolores de espalda. Solamente debemos encontrar una rutina que dé prioridad a los ejercicios sobre tapete y que den fortaleza a la espalda y vientre (pues es el soporte de la columna vertebral), y aunque suene un poco cómico, en la rutina de Pilates fordummies, encontrarás ejercicios que ayudan mucho a los problemas de espalda.

Con clases de pilates puedes mejorar de problemas de espalda

  • Yoga: estiramiento y ejercicios ligeros pero con mucha fuerza. El yoga ayuda a relajarnos y hacer de nuestro cuerpo uno más ligero y elástico, y es por ello que ayuda mucho a los problemas lumbares, ya que el estrés puede hacer de un problema ligero de espalda todo un calvario, pues se refleja en más dolor. Además si el dolor es intenso, realizar un ejercicio tan ligero como una rutina de yoga para principiantes no generará problemas como posibles lesiones o más dolor.

El yoga puede ayudarte con problemas de espalda, como la ciática

La nueva forma de trabajar trae muchos dolores de espalda

Hoy muchos trabajamos largas horas en nuestras laptops y computadoras, y al salir de oficinas y relajarnos seguimos frente a pantallas. Una mala postura al sentarnos puede generar un cansancio y dolor crónico de espalda que podemos combatir con estiramientos cada media hora que pasemos en una silla, escritorio, cama o sillón.

Por ejemplo, puedes realizar un ejercicio que evitará dolores de espalda desde la misma silla al estirarte lo más que puedas y sumir es estómago, esto relaja la columna vertebral. También es recomendable movernos de izquierda a derecha manteniendo la cintura bien firme o levantarnos y hacer unos estiramientos para que la espada se relaje.