Ejercicios que puedes hacer sin salir de casa

SENTADILLA: es un excelente ejercicio donde se flexionan las piernas desde la posición de parados a la posición de cuclillas en sus dos versiones levantando talones o no. Se puede iniciar con 3 series de 10 y aumentar a 20 paulatinamente o ir aumentando la cantidad de series. Da muy buen resultado en las piernas y los glúteos.

FLEXIONES PARA EL PECHO: llamado también lagartija, favorece tanto el pecho como los brazos dando un trabajo secundario al abdomen. Brazos apoyados en el piso se flexionan los mismos hasta llegar al piso y se vuelve. Se puede comenzar apoyando rodillas hasta acostumbrarse al ejercicio para luego apoyar solamente pies y manos. Comenzar con 3 repeticiones de 5 para luego ir aumentando hasta llegar a 3 repeticiones de 15.

Las flexiones constituyen un ejercicio muy completo que podemos practicar sin necesidad de mucho espacio o materiales especiales

SALTOS: este es bien aeróbico y favorece la actividad cardiovascular y respiratoria. Consiste en dar saltos flexionando rodillas (tratando de llevarlas al pecho). Comenzar con uno o dos e ir incrementando en la medida de las posibilidades de cada uno esforzándose por lograr cada vez más altura y más cantidad de saltos sin parar.

ESTOCADA: muy utilizada por los esgrimistas es un ejercicio que fortalece las piernas y les da forma. Consiste en dar pasos hacia adelante flexionando la rodilla y volver al lugar, primero con una pierna y luego con la otra. Comenzar con 3 series de 10 y luego ir aumentando hasta llegar a 5 series de 15.

EJERCITACIÓN DE ABDOMEN: acostado boca arriba, con la columna bien derecha y apoyada en su totalidad en la colchoneta llevar las piernas al pecho y a partir de allí estirar de a una hacia adelante y luego las dos juntas. En este ejercicio hay que cuidar que la espalda no se despegue en ningún momento de la colchoneta (sobre todo la zona lumbar). Comenzar con 1 serie de 5 son ejercicios que se hacen lentos, llegar a 15 o 20. Hacer el mismo trabajo con las dos piernas juntas cuidando mucho que no se despegue la columna, este es el secreto para que el abdomen trabaje.

Si tenemos la constancia de realizar estos ejercicios todos los días acompañados por una caminata de 30 minutos como mínimo nos aseguramos tener todos los grupos musculares trabajando y también gastando calorías.