Sin embargo, todo pasa primero por nuestro cerebro y la música es un de las pocas actividades que tocan cada neurona, y resulta que escuchar música resulta cognitivamente tan beneficioso como los juegos de ingenio. Es importante destacar, sin embargo, que cuando decimos “escuchar música”, nos referimos a exactamente eso: escuchar música, prestándole atención.

Reduce el dolor crónico

Según numerosos estudios, escuchar música tiene un efecto positivo sobre las personas que sufren dolor crónico y depresión (21% en personas que sufrían de artrosis y reumatismo o que estaban recuperándose de una operación importante, y 25% en personas que sufrían de depresión).

Se estima que este efecto se debe a que el paciente logra concentrarse en un estimulo más placentero (la música). De manera adicional, el cerebro estimulado por la placentera experiencia produce más endorfinas: la anestesia natural del organismo.

Reduce la presión arterial

Una manera de meditar es escuchar música. Apagar la luz o cerrar los ojos y simplemente dejarnos llevar. La Sociedad Americana de Hipertensión realizó un reporte luego de solicitar a varias decenas de personas con hipertensión a que escucharan música clásica, celta o raga durante 30 minutos todas las mañanas y todas las noches durante un mes. Los resultados fueron sorprendentes: una reducción significativa en la presión arterial.

Cabe destacar que escuchar música recostados en la cama es una excelente cura para el insomnio.

Recuperación tras un infarto cerebral

En Finlandia, varios pacientes que había sufrido infarto cerebral participaron de una investigación para evaluar si la música ayudaría en su recuperación. Se utilizaron melodías pop, clásica y jazz, según los gustos del paciente, y la rutina consistía en escuchar música unas horas por día. En comparación con pacientes que no recibieron estimulación musical, su recuperación con respecto a su capacidad de habla y concentración aumento significativamente.

De la misma manera, puede afectar de manera positiva a las personas que sufran de jaquecas constantemente.

Estimula el cerebro

Si ejercitamos un cuerpo bien alimentado, tendremos músculos más fuertes. De la misma manera, si ejercitamos el cerebro, nuestras capacidades cognitivas se fortalecerán. Y aquí no hablamos solo de escuchar, sino también de aprender a tocar un instrumento. Si estas considerando un hobby: ¡considera aprender a tocar un instrumento!

La música también afecta la memoria, aunque la mayoría de los estudios realizados en este respecto se han centrado en la música clásica (particularmente, las obras de Mozart), siendo que si tienen componentes vocales, recordarás las palabras.

Los efectos también se han apreciado en niños. Hay obras realmente entretenidas y otras especialmente diseñadas para retener la atención de los más pequeños. Sin embargo, no es bueno forzar a los niños a hacer actividades sólo porque estimamos que son buenas para ellos. Con poner música clásica a un volumen razonable mientras ellos juegan tendrá el mismo efecto positivo.