Cuando se pueda, si se presenta una oportunidad de tener un dinero extra, lo primero que hay que hacer es cancelar la hipoteca de la casa (si es que se tiene una) porque es una carga importante que debe ser cancelada lo antes posible. Es preferible postergar viajes, vacaciones o compra de auto, en pos de sacarse de encima una hipoteca.

Ahorra y evita deudas innecesarias

Otra cuestión importante a tener en cuenta es no endeudarse de manera incontrolada con las tarjetas de crédito. Es necesario ser cauto. De igual forma los créditos bancarios son de cuidado, en época de crisis se vuelve difícil pagar un crédito y convertirse en moroso es un hecho que lleva a serios problemas como: no tener acceso a cuotas u otros créditos, o en caso de tener que alquilar es probable que se frene la posibilidad de alquilar. En España existen alrededor de 130 compañías y entidades que elaboran registros sobre impagos. Las más conocidas son el Registro de Aceptaciones Impagadas (RAI) y la Asociación Nacional de establecimientos Financieros de Crédito (ASNEF). Para darse de baja en una de estas listas negras, el afectado debe acreditar el pago de la deuda junto con una fotocopia del DNI. Aunque parece sencillo, es un proceso que suele dilatarse en el tiempo acarreándonos numerosas situaciones incómodas.

Una buena manera de controlarse es hacer un presupuesto, para priorizar gastos, reducir deudas y, en lo posible, ahorrar. Y aquí llegamos al punto más difícil: lograr un ahorro.

Si este ahorro crece lo suficiente una parte puede ser destinada a la inversión. Una de ellas puede ser reformas en el hogar ya que estas reformas revalorizan la propiedad. Siempre dependiendo de la cantidad ahorrada se puede buscar asesoramiento profesional para lograr una buena inversión.