1. Murallas. Una de las actividades favoritas de todos los turistas que viajan a Dubrovnik es recorrer los muros que durante siglos han protegido a la ciudad de los diversos ataques que entraban por el mar. Además de ser el mejor mirador que encontraréis en vuestro viaje, estas murallas con más 700 años de historia y dos kilómetros de extensión, han sido declaradas Patrimonio de la Humanidad.

Muralla de la ciudad de Dubrovnik

 2. Puerta de Pile. Los turistas que sean fans de la serie ‘Juego de Tronos’ les resultará familiar cruzar la Puerta de Pile, ya que ha servido de escenario para grabar alguna de las escenas más famosas de la ficticia ciudad de ‘Desembarco del Rey’. Es una de las entradas a la ciudad y lleva a dos de los lugares más visitados de Dubrovnik: la Fuente de Onofrio y la calle Stradun. 

Puerta de Pile, popular en Juego de Tronos

3. Fuente de Onofrio. Será el principal atractivo que verán los turistas nada más cruzar la Puerta de Pile. Se trata de una fuente con un total de 16 caños en las que poder hacer ‘un alto’ en nuestro recorrido por la ciudad y descansar junto a los muchos turistas que siempre están presentes en este neurálgico rincón. El agua es potable, por lo que podremos refrescarnos del calor que especialmente en los meses estivales predomina en Dubrovnik.

Fuente de Onofrio

4. Monasterio de San Francisco. Justo al lado de la Puerta de Pile se encuentra también una de las joyas del patrimonio de Dubrovnik, el Monasterio de san Francisco. Se puede entrar a su interior a través de la Iglesia de San Salvador para visitar atractivos como el claustro o la farmacia más antigua de la ciudad, la Farmacia Mala Braca.

Monasterio en Dubrovnik

 5. Stradun. La calle Stradun es la arteria principal de la población y una de las más animadas de Dubrovnik, especialmente debido a los miles de turistas que cada día llegan a ella. Está delimitada por un extremo por el Puerto de la ciudad y el Palacio de Sponza, y en la otra parte encontramos la Fuente de Onofrio. A lo largo de la calle se concentran todo tipo de tiendas y restaurantes, por lo que será un buen momento para ‘reponer fuerzas’ o ir de compras por Dubrovnik.

Calle de Stradun

6. Plaza de la Luza. Callejear por la ciudad es un verdadero placer ya que Dubrovnik nos transporta hasta otra época y nos hace sentirnos como en un auténtico cuento de hadas. Una de las paradas imprescindibles en nuestro recorrido express debe ser la Plaza de la Luza donde además de fotografiar la Torre de la Campana podemos visitar el Palacio Sponza.

 7. Puerto. El día va llegando a su fin, y para despedirlo nada mejor que pasear por el Puerto de Dubrovnik. Los viajeros que hayan estado en la isla de Creta apreciarán cierto parecido de los puertos de Chania o Rethymo con el de la localidad croata. Aquí podrás tomar un aperitivo frente a las tranquilas y cristalinas aguas repletas de pequeñas embarcaciones atracadas en la orilla. Además, desde esta zona podrás hacer una excursión alrededor de la ciudad por el mar y especialmente te lo recomendamos durante el atardecer, cuando Dubrovnik cobra todavía más encanto.

Puerto de Dubrovnik

 8. Palacio del Rector. Si todavía dispones de tiempo hasta regresar al crucero o de volver a tu alojamiento para despedirte de la ciudad, te recomendamos que visites el Palacio del Rector. Y es que en su interior se encuentra el Museo de Dubrovnik, donde podremos conocer toda la información sobre la intensa e interesante historia de la población croata antes de despedirte de ella.