Construcciones sorprendentes de Dubái

  • Palmera Jumeirah. Uno de los atractivos más curiosos y turísticos de la población es el complejo conocido como Palmera Jumeirah. Está compuesto por varias islas artificiales que por su emplazamiento ofrecen la imagen de una gran palmera a ‘vista de pájaro’. Durante más de siete años se levantó esta construcción convertida casi en obra de arte y cuenta con más de 30 kilómetros cuadrados formados por roca y arena. Para verla con una panorámica perfecta, se ofrecen actividades desde el aire para que los visitantes no pierdan detalle de ella ya sea dando una vuelta en helicóptero, saltando en paracaídas o mediante un paseo en hidroavión. Sólo los viajeros más aventureros y con un presupuesto más elevado para sus vacaciones podrán ver la magnitud de esta sorprendente construcción.

El arrecife artificial de la Palmera Jumeirah es una impresionante obra por sus dimensiones y caracterísitiicas

  • Fuente de Dubái. Y aunque muchos puedan pensar que Dubái es una ciudad cara debido a ser una ciudad moderna y ‘de moda’ entre los turistas, cuenta con importantes puntos de interés que están disponibles para los visitantes durante todo el día y que son totalmente gratuitos; uno de ellos es la famosa Fuente de Dubái. Con casi 300 metros de alto, ofrece un auténtico espectáculo donde el agua, la música y las luces son las protagonistas convirtiéndose en una de las actuaciones más impresionantes del mundo. Más de 6500 focos, 50 proyectores y cientos de litros de agua al día dan vida a la Fuente; situada frente al edificio Burj Khalifa y en pleno corazón de la ciudad.
  • Burj Khalifa. Como decíamos, precisamente desde aquí es el mejor escenario para ver el espectáculo de la Fuente de Dubái, pero al tratarse del edificio más alto del mundo ofrece muchas más opciones de ocio para los turistas. El Burj Khalifa se empezó a construir en 2004 y se tardaron 6 años en finalizar este faraónico rascacielos. En sus más de 800 metros de alto, encontramos en su interior varias plantas dedicadas a viviendas privadas y un gran mirador situado a mitad del edificio, concretamente en la planta 124. Puedes acceder hasta él entre las 10 y las 22 horas todos los días, excepto fines de semana que amplía su horario hasta la medianoche. El precio oscila entre los 75 y los 100 AEDS, dependiendo de la edad de los visitantes, y te recomendamos especialmente que subas hasta él para ver la actuación acuática de la Fuente.

El edificio Burj Khalifa es el más alto del mundo

  • Burj Al Arab. Y aunque el rascacielos más alto del mundo es el principal captador de miradas en Dubái, el símbolo por excelencia de la ciudad es el Burj Al Arab. Se trata de uno de los hoteles más lujosos del planeta y construido con una curiosa forma de vela. Se le ha calificado como un alojamiento de ‘7 estrellas’, algo que no podemos encontrar en ningún otro país, y además fue emplazado en una isla artificial que se creó de propio para darle mayor exclusividad. Sólo los turistas que viajen a la población con un alto presupuesto para gastar podrán dormir en su interior, ya que las habitaciones más económicas están alrededor de los mil euros. A diferencia de cualquier otro hotel, se puede visitar por dentro como si de un monumento más se tratara y en él se hace un recorrido por sus principales salas, fuentes y las impresionantes vistas que ofrece.