En un espacio dedicado a los niños no debe faltar, en mi opinión, unos colores alegres, dibujos o poster de  personajes animados de tv  favoritos, alguna pizarra para pintar, un escritorio, una alfombra con motivos divertidos para jugar…etc. En realidad no debe faltar ningún elemento que pueda ayudar a alimentar la imaginación propia de esta etapa.

Para cualquier niño su dormitorio suele ser una ventana de conexión a un mundo de imaginación y fantasía sin límite donde los sueños se hacen realidad a través de los juegos. En realidad esta será el área donde veremos crecer y evolucionar  a nuestros hijos y por ello  debemos poner especial interés en diseñar u organizar ese espacio de la mejor manera.

Hay que combinar elementos de decoración y que resulten prácticos para su comodidad

Aparte de camas, armarios, juegos, escritorios existen también elementos de diseño que pueden aportar cierta personalidad a la habitación mediante motivos decorativos personalizados. La idea principal es crear un ambiente confortable pero con una decoración que pueda atraer a cualquier mirada infantil. 

Además de  todos los elementos mencionados, no debemos olvidarnos de uno de los  más elementares y necesarios  como es la iluminación natural y artificial de la habitación para que puedan desarrollar cómodamente sus tareas y juegos. Por último mencionar que también  es importante que cuente con lugares destinado para el almacenamiento tanto de ropa, zapatos, libros, o juguetes para que el dormitorio  pueda ser un lugar limpio y ordenado donde cada cosa tenga un lugar específico.