Veamos qué puede estar evitando tu buen dormir. Una lista con todos los problemas que suelen amenazar nuestro descanso y que impiden que durmamos las horas necesarias para lograr recuperarnos de nuestro cansancio. Es bueno identificarlos para así saber cómo corregirlos y actuar del modo adecuado para descansar el tiempo apropiado para cada persona.

Estos son los principales problemas que causan problemas de insomnio:

  • Horarios diversos: El cuerpo funciona en la mayoría de las ocasiones con una precisión que es impresionante ¿te has dado cuenta cómo te despiertas los fines de semana como si fuera lunes a la misma hora?, bueno eso porque el cuerpo sigue sus disciplinas y alterarlas puede alterar al cuerpo también. Si tu hora de dormir es siempre distinta esto puede estar evitando que duermas como rey porque el cuerpo se pregunta ¿a esta hora no se supone que aun esté despierto? Procura establecer un horario para dormir que sea regular y constante.
  • Un ambiente poco óptimo: Una cama demasiado dura o suave, colores o arte inquietante sobre la pared, ruidos o luces, todo lo anterior vuelven tu recámara en un espacio poco óptimo para dormir, prefiere por mucho convertirla en un paraíso de relax donde puedas sentirte en los brazos de Morfeo mucho antes de cerrar los ojos.
  • Demasiada cafeína: Quizá consideres que no te afecta la cafeína antes de dormir porque de hecho sí alcanzas a cerrar los ojos, pero si además tienes periodos de sueño diversos, espasmos o cualquier tic nervioso durante el sueño esto puede ser señal de que la cafeína está importunando tu proceso al dormir.
  • Apnea del sueño: No, no se trata de un problema exclusivo de los bebés, sino que roncar, problemas de respiración o asma en sí pueden estar alterando tus horas de sueño. Si notas que estos problemas son parte de tus noches y te despiertas fatigado, acude al médico para que te dé la solución necesaria.
  • Estrés y ansiedad: Si duermes pero además hablas, te despiertas constantemente o tienes pesadillas producto del estrés y ansiedad ten por seguro que tu sueño no es el mejor pues también está sometido a un proceso de estrés. Procura tomar un té relajante de melisa o lavanda antes de dormir, meditar o realizar yoga, cualquier actividad que te relaje.

Además considera que el consumo del alcohol, una cena abundante y problemas de intolerancia también pueden afectar tu sueño, si es así identifícalos y sortéalos para unos dulces sueños.

Recuerda que el descanso adecuado mientras dormimos es necesario, de modo que si no evitamos todos estos problemas que nos impiden conciliar el sueño podríamos tener serios problemas de salud y de concentración. Esperamos que conocer esta lista te resulte de interés, aunque recuerda que si padeces uno de estos problemas, sobre todo para casos de apnea del sueño o de un gran estrés, es posible que la solución pase por una consulta con el médico para tratar de encontrar soluciones adecuadas.