• Bosque: es un destino romántico por excelencia donde la naturaleza se destaca y nos da hermosos paisajes naturales que son inolvidables para novios e invitados. Aunque como las condiciones en ocasiones pueden ser muy naturales y alejadas de la ciudad, al planeación debe ser más meticulosa y contemplar todas las necesidades extras que esto implica, pero casarse bajo la luz de miles de estrellas vale la pena el esfuerzo.

Se puede organizar una boda en el bosque

  • Playa: existen muchas opciones para casarse en playa pero de las más populares está el hacerlo aprovechando los hoteles playeros que dan paquetes completos de boda y celebración. Eso sí, en este tipo de bodas al aire libre como en la de bosque, el clima es necesario para una boda en la playa debería ser templado, de lo contrario podemos pasar mucho calor o excesivo frío.

Boda en la playa

  • Finca: otra opción natural como la de bosque pero con más facilidades para realizar la ceremonia y fiesta porque una finca cuenta con todo lo necesario. Algunas tienen decoraciones muy tradicionales, y aunque una boda en una finca mexicana suena costosa, en realidad te sorprenderán los precios, no descartes una opción tan mágica sin antes ver los costos.
  • Salón: es un lugar para personas prácticas y que no cuentan con mucho tiempo de planeación porque los paquetes que maneja por lo general incluyen todo lo necesario para que el día de la boda llegues y todo esté organizado a la perfección. Eso sí, asegúrate de que sea un lugar con buenas referencias.

El salón de bodas es el lugar más habitual para la elección sobre dónde celebrar la boda

  • En casa: es de los sitios más íntimos para bodas pequeñas, y si cuentas con un jardín grande lo puedes hacer lucir perfecto con la ayuda de un decorador. Las ideas en el internet son infinitas, y aunque se trate de una boda pequeña, esta puede lucir romántica y espectacular dentro de casa. Además es una opción muy barata que te ahorra dinero si su presupuesto es limitado.

Recuerda que lo mejor en ese día tan especial es que tú y tu novio se sientan cómodos con el lugar y las personas, para que así todo sea perfecto y además disfruten de toda la celebración por su boda y su nueva vida juntos.