En algunos casos se obtiene una mayor rentabilidad a cambio de la nómina, se lo conoce como depósito vinculado, pero oscila entre un 2 o 3 %

En otros casos se puede elegir porque el banco en cuestión ofrece préstamos a sus clientes, puede cubrir descubiertos o hasta puede ofrecer una buena hipoteca. Estos bancos dan este tipo de beneficio de manera “preconcedida” o sea que no es seguro que lo va a otorgar y en caso de ser así se necesitan 6 meses de continuidad antes que otorguen un préstamo y en el caso de la hipoteca la nómina queda confiscada por décadas.

La cuenta Expansión del Sabadell o la Cuenta Nómina de Openbank son dos de las mejores cuentas nómina sin comisiones y con descuentos que ofrecen créditos preconcedidos de varios miles de euros y la Cuenta Inteligente de Evo Banco cubre descubiertos hasta de 200 euros.

Otras ventajas de domiciliar la nómina son: descuentos por compra con tarjeta, devolución de recibos, descuentos en naftas, cajeros gratis en todo el mundo y, además, no hay que olvidar que domiciliar la nómina debe ser sinónimo de no pagar por conceptos como administración, mantenimiento, transferencias o tarjetas.