Las personas que pueden cobrar el paro (prestaciones por desempleo) son los trabajadores autónomos, los de por cuenta ajena, contratados temporales, funcionarios, altos cargos de la administración pública, militares de complemento, profesionales, extranjeros con residencia legal y permiso trabajado que hayan perdido su puesto de trabajo; y los trabajadores que fueron despedidos de su empleo de forma temporal.

Para solicitar las prestaciones por desempleo o paro, primero se requiere estar inscritos en el Seguro Social, haber cotizado 360 días o más y estar desempleado.

Pasos y documentación necesaria

Durante los quince días hábiles posteriores al despido, finalización del contrato o retorno al extranjero, es que se debe tramitar el paro. Para ello, es necesario pasar –lo más pronto posible- por la oficina de empleo, pero antes tiene que solicitar la cita, la cual se puede realizar por vía web (www.sepe.es) o en la propia oficina de prestaciones o por correo administrativo.

A su vez, se debe firmar un compromiso de que buscará empleo, de que aceptará alguna acomodación y además, recibirá un curso de formación.

Ahora, entre los documentos a entregar en su cita en la oficina de empleo están los siguientes:

  • Solicitud de la prestación por desempleo: se descarga por Internet. A esta, se le anexará la declaración de hijos a cargo y sus rentas, datos de domiciliación bancaria, compromiso de actividad y autorización de petición de información a la Agencia Tributaria (AEAT).
  • Certificado de la empresa en la que haya trabajado durante los últimos seis meses: si son varias empresas, presente todos los certificados. Deben estar firmados y sellados. Hay empresas que los envían directamente al Servicio Público de Empleo (Sepe) y no al solicitante del paro. Ahora, si la empresa no está registrada en el Sistema de Tesorería General de la Seguridad Social, entonces hay que entregar una copia de los documentos de cotización correspondientes a los últimos 180 días cotizados.
  • Con la declaración de los hijos a cargo debe incluir: documento nacional de identidad vigente o tarjeta de identidad del extranjero vigente, libro de familia o documento equivalente (caso de extranjeros).
  • Si en los últimos seis años realizó trabajos a tiempo parcial, anteriores al del último cese, y no cobró prestación alguna; entonces lleve el contrato o los certificados de empresa con los días a la semana trabajados. Con estos se le calculará los días efectivos de cotización.

Más información

Con respecto a la duración del paro, este va a depender del tiempo de cotización. Si cotizó entre 360 y 539 días, son cuatro meses de paro y el máximo son dos años si llegó a cotizar 2.160 días.