¿Qué implica casarse por civil? Celebrar la unión de dos personas por la vía legal, adquiriendo los derechos y contrayendo las obligaciones definidas por la ley.

En España, la ley ordena que este acto sea celebrado en una institución pública, que puede ser el ayuntamiento de la ciudad de los novios o el juzgado que corresponda a su domicilio.

¿Qué documentos se requieren?

Lo primero que deberás hacer, es ir al Registro Civil y presentar lo siguiente:

  • Fotocopia del DNI de ambos y del libro de familia en caso tener hijos comunes.
  • Certificado literal de nacimiento actualizado y expedido por el Registro Civil de la localidad de nacimiento de ambos.
  • Certificado de empadronamiento con fecha de emisión inferior a tres meses, expedido por el Ayuntamiento donde hayas residido los últimos dos años.
  • Solicitud de matrimonio (a ser facilitada por el Registro Civil)
  • Declaración jurada del estado civil de cada uno de los contrayentes (a ser facilitada por el Registro Civil)

Casos especiales

  • Viudas y viudos: presentar el certificado de su matrimonio anterior y el certificado de defunción del cónyuge.
  • Divorciadas y divorciados: presentar el certificado literal del matrimonio anterior, con anotación marginal de divorcio o anulación. 
  • Menores de entre 14 y 16 años: deberán presentar certificación de emancipación por concesión de sus padres o de quienes ostenten la patria potestad.
  • Extranjeros: Certificado de capacidad matrimonial o certificado de soltería, según lo que defina la ley de su país. Todos los documentos extranjeros deben ser presentados debidamente legalizados y traducidos por un traductor/a jurado/a certificado.

Una vez presentada toda la documentación, el juez abre un expediente matrimonial y determina la fecha y hora en que deberán presentarse los contrayentes.

El día señalado, deberán asistir con sus DNI  acompañados de un testigo mayor de edad que no sea familiar de ninguno de los dos. Este último, deberá testificar sobre la veracidad del estado civil de los contrayentes.

Si el Juez aprueba el expediente, automáticamente queda autorizada la celebración del matrimonio.

Es importante tener en cuenta que los trámites en el Registro Civil duran aproximadamente entre 30 y 50 días.