• Pintar o empapelar. Esto es una de las actividades más fáciles y económicas de hacer pero con la que obtendrás mejores resultados. Además en la actualidad también puedes recurrir al vinilo que tan de moda se ha puesto y que solo requiere que sigas unas facilísimas instrucciones. Por ello piensa que para que tu hogar tenga un aspecto renovador lo más esencial es que las paredes estén sin desperfectos y limpias con lo que será importante que antes de ponerte manos a la obra quites todas las irregularidades.  No olvides que será fundamental que escojas bien los colores. Es muy recomendable utilizar colores claros que sobre todo van a dar amplitud al espacio.
  • Renovar los textiles. Quizás con las carreras diarias y el estrés del trabajo no te hayas dado cuenta el estado de tus cortinas, edredones, tapicerías o cojines. Puede que debido al desgaste diario hayan perdido su esplendor y estén estropeadas. Es más quizás no te hayas dado cuenta que este es  uno de los factores que pueden empobrecer la decoración o el mantenimiento de tu hogar. Es hora de cambiar.  Debes saber que este es uno de los elementos que puede aportar mucho dinamismo y cambiar por completo tu hogar.

Podemos disimular defectos de la pared con un tapiz, incluso mejorar el aspecto de las cortinas

  • Cambiar la distribución de los muebles. Si echas un vistazo a cada habitación de tu hogar quizás te des cuenta que cambiando la distribución de algunos muebles podrías mejorar y renovar el espacio. Por ejemplo fíjate si existen muebles que bloqueen zonas de paso, que las habitaciones no estén sobre cargadas con muebles innecesarios, puedes sustituir grandes muebles por estantes y librerías, ayúdate de espejos para dar sensación de amplitud….etc.