Este tipo de bebidas ya sea fría o caliente han estado en uso desde muchos años ya que de esta forma se aprovechan muchas de las bondades de las plantas. Para ingerir o uso externo hay muchas plantas que nos funcionan tan bien como una visita al médico o las diversas pastillas que podamos encontrar en la farmacia.

Podemos comenzar con el té. Él te proviene del país asiático de China y aunque actualmente podemos encontrar bolsitas de té de cualquier sabor, él te es algo más que eso. Muchos expertos dicen que el mejor  es el que puedes ver sus componentes y oler su aroma natural. Un buen te puede inundar nuestra casa con su agradable aroma y desde ese momento comenzar un proceso de relajación. La palabra como si “te” muchas veces es mal utilizada ya que solamente las bebidas preparadas con la planta Camellia Sinensis son los verdaderos te, las otras bebidas preparadas con otras hierbas se denominan infusiones.

La infusión es una bebida que se prepara a partir de agua caliente y que no se retira hasta alcanzar altas temperaturas. Las infusiones están formadas por agua caliente y hojas secas de diferentes plantas, todo dependerá el resultado que busquemos. Con esto tenemos que un te puede estar dentro de la categoría de infusiones. Una de las bebidas más populares y que de hecho es conocido como un té, es el de manzanilla, pero este es más una infusión.

Muchas veces se generaliza la palabra a toda aquella bebida caliente a base de hojas secas, pero no lo son. Dentro de los te de la planta Camellia Sinensis encontramos los básicos; té negro, té verde y te blanco. Estos son los típicos tés chinos y que de hecho se consumen en abundancia por los países asiáticos. Los beneficios de las infusiones son muchos y es por esto que se usa para realizar remedios caseros. Con estas bebidas podemos fortalecer los huesos, prevenir las arrugas, tratar casos de diabetes o dolores de estómago, entre muchos padecimientos más.