La dieta vegana ha tenido un importante repunte en los últimos años y muchas personas se han apuntado a este estilo de vida. Convencidas de que es lo mejor para sí mismos, también le ofrecen esta alimentación a sus mascotas lo que ha generado una gran polémica.

Los perros son animales omnívoros, es decir, comen de todo por naturaleza mientras que los gatos son principalmente carnívoros y no suelen consumir vegetales más que como forma de purgarse.

Aunque los felinos se adaptan a todo cuando tienen hambre no es habitual que un gato en libertad elija comer una manzana y preferirá cazar un pájaro mientras que un perro podría perfectamente comer fruta como elección. Por eso la clasificación que se hace de ambos animales.

En ambos casos, estos animales necesitan un gran aporte de proteínas, clave en su dieta. ¿Puede la dieta vegana ofrecerles estas proteínas? ¿Y el resto de vitaminas y aminoácidos que el animal necesita?

La dieta vegana para animales

Llevar una dieta vegana en personas implica tener una serie de conocimientos sobre nutrición y lo mismo sucede con los animales. Hay que tener muy claras cuáles son sus necesidades y dejarse aconsejar por expertos.

Uno de los principales problemas viene porque la mayoría de los veterinarios y expertos en nutrición animal se oponen frontalmente a la dieta vegana acusándola de ser poco natural. Los veganos argumentan que tampoco es natural alimentar a un animal con piensos procesados y patés aunque estos estén realizados con productos que forman parte del menú animal rechazando incluso aquellos que no contienen cereales y son aptos para consumo humano.

Al no encontrar demasiado apoyo por parte de los veterinarios muchas personas buscan información en Internet y elaboran su propia dieta para las mascotas basándose en la información que recopilan. Tal como sucede con las dietas para humanos, hay quién puede filtrar todo lo que lee y quedarse con la información más contrastada y elaborada por personas con una reputación en ese terreno.

Quienes hacen esto, normalmente logran darle al animal una alimentación equilibrada aunque siempre hay que tener en cuenta que es contraria a la naturaleza y al instinto de la mascota.

Pero también son muchos los que creen a pies juntillas todo lo que leen o improvisan una dieta basada en la que hacen para ellos mismos sin valorar que el animal tiene necesidades muy diferentes. En estos casos es habitual que la mascota acabe enferma y con problemas, lo que es denunciado por muchos veterinarios.

Es evidente que todos quieren lo mejor para nuestras mascotas, tanto los que optan por alimentación con carne como los que optan por la vegana. En ambos casos, la mejor opción es la alimentación responsable, informada y con sentido común.