¿Qué es la dieta paleolítica?

La dieta paleolítica es una tendencia de alimentación que consiste en imitar el modo en el que comían nuestros antepasados paleolíticos. Se basa en que este periodo ha sido el más largo de la historia de la humanidad y que nuestro cuerpo está adaptado al tipo de alimentación que había en esa época.

Alimentos como los lácteos o los cereales procedentes de la agricultura no formaban parte de la dieta del paleolítico, sino que se añadieron a posteriori y como, desde el punto de vista evolutivo, forman parte de la dieta del hombre desde hace muy poco, no estamos adaptados a ellos y no son beneficiosos para la salud.

Cuanto más todo lo procesado, que no tiene cabida en modo alguno en la dieta paleo. ¿Qué se come pues en una dieta paleo?: Carne (dándole preferencia a la carne de animales que han tomado pasto), pescado no alimentado con piensos, carne de ave alimentada con grano, huevos de gallinas alimentadas con grano, verduras (excepto las legumbres), frutas, frutos secos (en pequeñas cantidades), aceite de oliva y de coco (en pequeñas cantidades) y algunos productos como el chocolate negro, la gelatina o ciertas harinas sin gluten, consumidos con moderación.

¿Qué no se permite en una dieta paleo? No se permiten los alimentos procesados (si no puedes obtenerlo en la naturaleza en ese estado, no es apto), los cereales con gluten, los lácteos, las legumbres o el azúcar.

Además de una alimentación sana, en la dieta paleo se da mucha importancia a la vida sana en general y al ejercicio físico en particular, ya que esta alimentación era acompañada en el paleolítico por el ejercicio que suponía cazar y recolectar los propios alimentos. Actualmente, bastaría con llevar una vida saludable, caminar y realizar algún tipo de ejercicio adicional como ir en bicicleta, nadar o acudir al gimnasio con cierta regularidad.

Dieta paleolítica y pérdida de peso

Se supone que una dieta paleolítica acaba por regular el peso de cualquier persona que, sin hacer dieta propiamente dicha, alcanzaría su peso ideal solo con seguir un estilo de alimentación paleo.

Pero como esto llevaría su tiempo, para aquellos que quieren alcanzar su peso saludable en un plazo de tiempo más corto pueden llevar a cabo diferentes versiones de la dieta paleo para perder peso.

En esta dieta se suprimen casi por completo los frutos secos, la carne con grasa y los dulces paleo y se centra en carne, pescado, verduras, huevos y frutas como base de la alimentación.

Dieta paleolítica y musculación

Al igual que sucede con la versión paleolítica para la pérdida de peso, la dieta paleo para muscular es una adaptación de la versión primigenia de la dieta. En cualquier caso, se supone que el hombre del paleolítico era mucho más fuerte físicamente que el hombre actual y eso se debía a la combinación de una alimentación natural y de una gran actividad física imprescindible en su estilo de vida básicamente cazador.

Hay muchos autores que han adaptado la dieta paleolítica a las rutinas de musculación, dando prioridad a los alimentos con poca grasa, aumentando la ingesta de frutos secos y añadiendo chocolate, claras de huevo y otros productos que aportan mucha energía y muchas proteínas pero poca grasa.