Aquí también en esta dieta se necesitan ejercicios que movilicen las grasas del cuerpo y antes de comenzarla es bueno saber cuánto peso necesitamos perder, existe maneras fáciles de hacer el cálculo de masa corporal y qué tan excedidos estamos.

No mezclar todos los alimentos

Luego se recurre a la tabla de alimentos que pueden consumirse juntos y cuáles no. Para conocer un poco más tener en cuenta:

No se mezclan los alimentos ricos en proteínas (carnes, pescados, huevos, lácteos, etc.) con hidratos de carbono como cereales y sus harinas como pan, pastas, arroz, legumbres.

No se mezclan las grasas (aceites, frutos secos, manteca, etc.) con proteínas y con esto, recordar que las carnes se cocinan a la plancha o hervidas.

Los distintos tipos de hidratos de carbono no se mezclan entre sí, por ejemplo legumbres con papas.

En cuanto a verduras y hortalizas (hoja verde, cebollas, zanahorias, etc.) se pueden mezclar con todo menos con la fruta.

La fruta no se mezcla con ningún alimento, siempre se consumen aparte. No se mezclan frutas entre sí.

Hay que separar por tipos de alimentos para la dieta disociada

Los frutos secos también hay que consumirlos solos, no se mezclan con ningún otro alimento.

Los azúcares son sustituidos por edulcorantes y no se consumen los jugos y refrescos carbonatados (con gas) y el alcohol.

No es necesario suprimir comidas sino por el contrario se reparten en cinco comidas a lo largo del día: desayuno, almuerzo, colación, merienda y cena.

Las frutas van en el almuerzo o la merienda separadas de las comidas principales. Los frutos secos pueden ser una colación sin que tengan contacto con las frutas. Para el desayuno son los hidratos y la colación y, por último, las proteínas van en la cena.