Una alimentación adecuada puede ser una buena herramienta para prevenir la hipercolesterolemia. Aunque ya analizamos anteriormente algo sobre los alimentos para el colesterol, vamos a ampliar esta información y descubrir qué tipo de alimentos nos ayudarán en nuestra dieta diaria si queremos mantener el colesterol a raya y sentirnos en plenitud.

Alimentos que nos ayudan contra el colesterol malo

Muchas organizaciones dedicadas a estudiar este tipo de enfermedades han concluido que una buena alimentación puede ser efectiva para prevenir y tratar la hipercolesterolemia, entre ellas Harvard Medical School  y la Fundación Española del Corazón. Para prevenir y tratar incluso el alto colesterol debemos incorporar estos alimentos de forma estratégica en nuestra alimentación diaria, y lo más seguro es que veamos los buenos resultados y una significativa baja del índice de colesterol en nuestros próximos análisis:

Avena. Este es un producto conocido por sus propiedades beneficiosas para la hipercolesterolemia y también para prevenir y cuidar al corazón de cualquier tipo de afección coronaria. En su composición se encuentran sustancias que, combinadas, han demostrado ser efectivas contra este tipo de dolencias: grasas insaturadas, avenasterol, fibra y lecticina. Podemos consumirla en el desayuno mezclada con lácteos, o en caso de que no nos guste podemos espolvorearla en otras comidas, se trata de un producto con muy poco sabor por lo que no lo notaremos en absoluto.

Avena para el colesterol

Nueces. Estos frutos secos son grandes amigos de la salud cardiovascular, gracias a que son ricos en ácido alfa-linolénico, que una vez dentro del cuerpo se transforman en ácidos grasos omega-3. Por otro lado, las nueces contienen fitoesteroles, otros conocidos componentes fundamentales para proteger al corazón. Las nueces no solo son saludables sino deliciosas, por lo que incluirlas en la alimentación será más que sencillo. Comer un par a diario nos dará excelentes resultados.

Nueces para el colesterol

Legumbres. Las legumbres deben tenerse en cuenta si buscamos una dieta balanceada para reducir el colesterol, ya que sus componentes ayudan a prevenir la formación de las capas de ateroma que luego suelen derivar en enfermedades cardiovasculares. Estos productos son muy fáciles de incorporar en la dieta diaria, tienen buen sabor y pueden consumirse como guarnición, como ensalada o incluso mezclarse con salsas y otras preparaciones.

Las legumbres resultan ideales para incluirlas en diferentes platos y combatir el colesterol