Sin embargo, a pesar de que las nuevas tecnologías le han facilitado la vida a las personas, no se puede negar que han traído consigo ciertas desventajas tales como la gran cantidad de contaminación que hay en el ambiente por la utilización de vehículos y también han participado en esto las empresas que tienen desechos de químicos que perjudican al ambiente. Además de esto, el crecimiento acelerado de las poblaciones ha ocasionado que se hagan cada vez más y más estructuras destinadas a su utilización.

Así como también, el petróleo ha jugado un papel fundamental en el área de la contaminación de las aguas, puesto que con solo una gota de petróleo en el mar ya se contamina litros de agua vital. A pesar de que se han tratado de evitar estos desastres y accidentes con el ambiente, se sigue viendo afectado por las actividades diarias que realiza el ser humano.

Por otro lado, el avance de la tecnología ya es indetenible, cada vez más se irá guiando el mundo a una era completamente digital, en la que los medios tradicionales quedarán relegados para darle paso al avance. Esto trae consigo que haya un aumento del desempleo, puesto que al automatizar todo, las personas dejan de ser indispensables puesto que las maquinas pueden hacerlo de una forma más rápida y precisa, por lo que cada vez más personas son lanzadas al mundo del desempleo.

Además de esto, está la problemática del aislamiento social. A pesar de ser la tecnología una vía para romper las barreras que crea la distancia, desde un punto de vista comunicacional, también ha originado que estas relaciones solo se den a través de vías tecnológicas, quedando relegadas las interacciones con el entorno. Esto puede causar que las personas sean más reservadas, más frívolas e incluso esto puede llegar a ocasionar depresión puesto que ya se ha llegado a una adicción a las tecnologías. Muy raramente verás a una persona sin un teléfono móvil acompañándole puesto que se ha hecho de algo vital, tanto así que la persona se puede llegar a sentir desnuda y desprotegido si no lo tiene cerca.

Esta adicción a la tecnología ha podido causar depresiones en las personas, debido a que se puede aumentar  la sensación de soledad al no recibir un mensaje por alguna red social o a través del celular, ya que se ha hecho una costumbre estar en continua comunicación durante todo el transcurso del día.

Por otra parte, al hacerles la vida más sencilla a las personas la tecnología nos vuelve más dependiente a ellos puesto que la automatización puede generar que perdamos esa capacidad de resolver las dificultades que puedan aparecer y vernos en una crisis en dado momento en el que la tecnología nos falle por algún fallo en la electricidad, por ejemplo.