A veces solo se piensa en los azúcares como los causantes de la mala salud y se desconoce que a diario el cuerpo humano necesita una dosis mínima de glucosa para funcionar adecuadamente durante el día debido a que ésta aporta mucha energía, siendo uno de los ingredientes que más la ofrece, de la cual el cerebro se ve muy beneficiado al absorber el 20% de la azúcar consumida por día que le permite mantenerse despierto para satisfacer el desarrollo de su buen rendimiento y concentración durante las actividades.

A los niños se les ha dicho tanto que dejen de comer tantos caramelos, dulces y demás alimentos ricos en azúcar que se ha vuelto costumbre reducirles la cantidad con que los consumen debido al exceso de energía que éste les proporciona y que muchas veces no les facilita el sueño durante la noche, sin embargo, una razón para dejarlos degustar su postre favorito sin preocupaciones es que el consumo de azúcar en la infancia juega un papel importante en cuanto al desarrollo de los tejidos corporales pero no por esto hay que permitir que exageren al comerla, el consumo moderado de azúcares aporta ventajas al organismo.

La glucosa se encarga de reponer los depósitos de glucógeno para que los músculos, el hígado y páncreas no se vean afectados por su carencia. Aporta también nutrientes necesarios para un buen desarrollo físico y mental y además ayuda a que el proceso de asimilación de las proteínas sea más efectiva.

También es la que le da el dulce sabor a la leche materna, por lo tanto es el primer nutriente que los bebés prueban, asimismo actúa como efecto relajante que ayuda a la conciliación del sueño, ayuda a la sangre, y también a las neuronas a funcionar y fluir adecuadamente. Por estas razones es recomendable consumir azúcar aun siendo partícipe de dietas estrictas ya sea mediante frutas, postres, batidos, entre otros alimentos, siempre y cuando sea un consumo de manera moderada.

Por otro lado,  el abundante consumo de azúcares es perjudicial para el organismo debido a que el azúcar aumenta la ansiedad, una vez que se consume durante el día el cuerpo queda con ganas de más porque esto  provoca desequilibrio repentino de los niveles de azúcar en el cuerpo. E influye en la hormona que controla la sensación de hambre llamada leptina debido a que provoca resistencia a ésta causando así que la persona pierda el control de su apetito y de esta forma puede originar el aumento de peso que seguidamente pudiera convertirse en obesidad, la cual es denominada una enfermedad multifacética y que no solo es causada por el excesivo consumo de azúcar.

De la misma manera en que es saludable comer alimentos que contengan azúcar también trae sus consecuencias si se consume de manera excesiva debido a que es el principal responsable del deterioro de las cavidades dentales puesto que las bacterias que causan tal deterioro son aquellas que se alimentan de los azúcares simples y producen el ácido capaz de destruir el esmalte dental. El abuso de los azúcares debilita el cuerpo y produce la pesadez que suele confundirse como flojera, sobre todo en jóvenes adolescentes.

Una vez que los niveles de azúcar se incrementan el organismo comienza a tener resistencia a la insulina, hormona encargada de la transformación de los alimentos en energía, y en la sangre se forma la glucosa, elemento principal de la diabetes, la cual se presenta en bebidas como las gaseosas, las bebidas energéticas y limonadas. El hígado también se ve afectado debido a que es el único órgano responsable de metabolizar la fructosa, por lo tanto si en el organismo hay mucha fructosa, azúcar, el hígado estará sobrecargado de trabajo y se desarrollará en él la esteatosis hepática aunque la persona no abuse de las bebidas alcohólicas.

La glucosa produce problemas de hipertensión arterial, enfermedades cardiovasculares, influye en el desarrollo de la disfunción cognitiva y el alzheimer, además crea adicción cuando se consume en grandes cantidades. Las personas se ven expuestas a padecer de malnutrición originado por la deficiencia de ácido fólico, calcio, hierro y las vitaminas A y C, además puede producir la acumulación de ácido úrico en las articulaciones, tejidos blandos y en los riñones.

Es indispensable disminuir el consumo de bebidas que contengan altas cantidades de azúcar y una recomendación general que hacen los médicos es reemplazar estas bebidas por agua para que el cuerpo se purifique y funcione de manera adecuada gracias a que es fundamental su consumo para mantener una vida saludable. Es importante mencionar que la diabetes afecta no solo a los adultos sino también a niños de todas las edades.