A continuación, te contamos cuáles son algunas de las opciones que puedes elegir, y te damos consejos importantes para que te sirvan de guía:

  1. Mar, playa y “todo incluido”: es lo primero que se viene a la cabeza cuando uno piensa en una luna de miel. Las paradisíacas playas de Cancún, Playa de Carmen o Tulum en México, Bali y las playas de Tailandia en el Sudeste Asiático, o la Polinesia Francesa para quienes tienen la posibilidad, son opciones típicas que las parejas eligen para pasar los primeros días de recién casados. En estos destinos, el relax y la belleza están garantizados.
  2. Para aquellos que ya han visitado la playa, y desean tener un viaje un poco más aventurero, una opción interesante es la de recorrer las ciudades más románticas de Europa: Praga, Viena, Budapest, Roma, la zona de Flandes en Bélgica, París y las principales ciudades de Escocia y Grecia, son algunos de los destinos más románticos y maravillosos para recorrer juntos, y disfrutar de paisajes, historia y la mejor gastronomía del mundo.
  3. Si recorrer Europa te parece poco aventurero, y buscas una luna de miel con más adrenalina, las posibilidades son muchas: Costa Rica, con sus volcanes y parques nacionales, Sudáfrica, con sus increíbles safaris o Australia, con su barrera de corales y paisajes únicos en el mundo, seguramente te harán vivir una experiencia única junto a tu pareja. Será un viaje con mucha actividad, pero te aseguro que no lo olvidarás.
  4. Por último, si lo que realmente estás buscando es una luna de miel distinta y que ninguno de los dos olviden, la India es un destino muy particular. No es para cualquiera, y seguramente deberán pensarlo dos veces antes de elegirla, pero te aseguro que sus vidas no serán las mismas después de visitarla. La belleza de sus templos, la excéntrica gastronomía y la diversidad de culturas y religiones, te harán vivir una experiencia única.

Generalmente los destinos de relax suelen ser los más deseados

Como ves, comenzamos con destinos de relax y tranquilidad, y terminamos con propuestas totalmente diferentes. Lo importante es que, al momento de elegir, los dos tengan bien en claro qué tipo de viaje desean hacer, para que el lugar que deseen les brinde la experiencia que hayan soñado.