Esto permite compaginar mejor vida familiar y trabajo y también abarata los costes para la empresa, que puede contar con trabajadores cualificados pero que no tienen por qué estar en la oficina, pudiendo a su vez contar con locales mucho más pequeños y económicos.

Pero para trabajar a pleno rendimiento es necesario contar con un espacio en casa en el que poder recluirse a trabajar con el convencimiento de no ser molestados y donde se pueden guardar todos los elementos de trabajo a fin de que todo esté ordenado. Para crear un despacho cómodo no es necesario un espacio muy amplio, pero sí saber cómo distribuirlo.

Algunas personas crean su despacho realizando una pequeña obra en casa, por ejemplo acondicionando una terraza pequeña que no se utilizaba demasiado, un trastero o incluso “robando” espacio a otras habitaciones. Esta última opción es algo más cara, pero puede ser muy efectiva. Si hay dos habitaciones de gran tamaño en casa, ¿por qué no mover los tabiques para convertirla en tres?

¿Qué se necesita en el despacho?

Generalmente se va a necesitar una mesa de escritorio. Es mejor no ser demasiado tacaños con la mesa y con la silla, especialmente si se va a pasar demasiado tiempo ante el ordenador. Unos muebles cómodos y ergonómicos nos evitarán muchos dolores de espalda y nos permitirán trabajar más horas con total comodidad.

Aunque el WiFi suele llegar a todas partes, no estaría de más poder contar en el despacho con una toma de Internet y otra de teléfono. De este modo nos evitaremos tener problemas de lentitud debido a que las ondas no llegan como es debido o interferencias en nuestras llamadas de teléfono. También es importante contar con enchufes para todos los aparatos eléctricos y con una buena iluminación.

La decoración se puede completar con un mueble para almacenar documentación o con un fichero, según corresponda por nuestro tipo de trabajo. Si ocasionalmente vamos  a recibir a alguna persona en el despacho tendremos que contar con un par de sillas de cortesía, aunque si no se usan normalmente siempre se pueden traer de otro lugar de la casa.

Es buena idea poner alguna planta y cuadros que nos hagan sentir más a gusto y más cómodos. El buen ambiente favorece la concentración y ayuda a conseguir mejores resultados. Por último, no es mala idea colocar una cerradura, especialmente si hay niños pequeños en la casa. No se trata de impedir que puedan entrar e interrumpirnos, salvo si estamos en una videoconferencia o reunidos, sino más bien de evitar que entren cuando no estamos y acaben tocando algo que no deben.