Si ya tiene hijos, les preocupa que puedan faltar al trabajo porque los niños se pongan enfermos o para acudir a las correspondientes visitas médicas a las que tienen derecho, especialmente si uno de los menores tiene un problema serio de salud.

Si bien los permisos durante el embarazo son, lógicamente, exclusivos de las mujeres, el resto de permisos corresponden por igual al hombre y a la mujer aunque suele ser esta la que normalmente los solicita. Esto hace que se perpetúe el problema laboral de las mujeres.

Una de las mejores maneras de involucrarse para que la igualdad real tenga lugar en el mundo laboral, es la solicitud de los derechos laborales que los padres tienen asociados a su paternidad. Es sorprendente saber que algunos hombres no se toman siquiera el permiso de paternidad que la ley les garantiza.

Condiciones laborales

Seguro que en este momento muchas personas están pensando que cada uno tiene unas condiciones laborales y que quizás si no se aprovechan estos derechos es por miedo a perder el puesto de trabajo.

En algunos casos es así, pero es sorprendente la cantidad de hombres que no lo hacen simplemente porque consideran que no es necesario. Incluso con un trabajo que no pondrían en riesgo en absoluto. Se trata de que no consideran que sea su función hacerse cargo de sus hijos del mismo modo en que lo hacen sus madres.

El papel del gobierno

Para el caso de aquellos hombres que queriendo ejercer sus derechos no pueden hacerlo por miedo a perder sus trabajos, se hace necesaria una legislación más contundente. En el caso del permiso de paternidad, este debería de ser obligatorio y nunca optativo y durar lo mismo que el permiso de la madre.

También se deberían de llevar a cabo medidas orientadas a la conciliación familiar orientadas a los hombres y mujeres, tales como incentivar el teletrabajo para que se pueda tener una mayor libertad en los horarios y no sea necesario acudir a la oficina todos los días.

Las campañas para concienciar a los hombres de su papel como padres y animarlos a pedir horas para médico o para cuidado de hijos, incluso reducción de jornada si su trabajo se lo permite mejor que el de la madre, son también muy importantes.

Esto puede ser un modo de empezar a concienciar a la sociedad que el papel del padre y de la madre no tienen que ser diferentes y que ambos tienen derechos y obligaciones respecto a sus hijos. Si se empiezan a ejercer estos derechos, los empresarios dejarían de ver el hecho de tener un hijo como han hándicap para las mujeres.