Esta es una enfermedad muy silenciosa, le va quitando la diversión a las cosas que antes solías disfrutar, las ganas de salir con otras personas, quitándole progresivamente la luz a aquello que antes podía hacerte muy feliz, dejándote solo y triste a merced de tus negativos pensamientos. Es tan profundo que incluso algunas  personas llegan a considerar la muerte al no ver otra solución.     

Esta es una enfermedad muy seria y, desgraciadamente, suele ser bastante común en los adolescentes de hoy en día, por lo que debemos estar al pendiente de nuestros más allegados para poder detectar a tiempo algún síntoma de depresión.

Por otra parte, son diversas las causas que pueden ocasionarle a nuestros adolescentes la depresión. A veces esta es una respuesta a los niveles de estrés que puedan tener gracias a la escuela, los cambios al pasar por el proceso de maduración, además de conflictos que puedan tener en casa que, de cierta manera, pueden “superarlos”.

Así como también alguna ruptura amorosa, algo que le haya hecho sentir un fracaso en casa o en la escuela o la muerte de algún amigo cercano pueden ser un detonante para la depresión, siendo las mujeres más propensas a sufrir de esta enfermedad.      

Por todo esto es necesario estar al pendiente de lo que ocurre con nuestros hijos o hermanos, muchas veces el no sentir un apoyo familiar puede ocasionar en los adolescentes soledad y depresión y puede visualizarse en su comportamiento. Querrá salir menos, sentirá mucha fatiga a pesar de no estar realizando una actividad al momento, se sentirá desesperanzado e incluso podría llegar a odiarse a sí mismo e intentar atacarse.

Si ves todos estos síntomas en tu hijo es necesario que actúes, algunas veces ellos mismos te dirán que se sienten deprimidos, dependiendo del nivel de confianza que compartan, o no. Sin embargo, si se toman el tiempo de hablarte, escúchalos, algo esencial para que puedan sentirse en confianza es que los escuches, puede que no tengan depresión pero sí se sientan frustrados o  tristes e igualmente necesitarán de ti.

Superar la depresión es algo muy personal, cada persona la supera a su tiempo y con diferentes métodos.  Lo primero es buscar ayuda médica, dependiendo del nivel podría necesitar de medicamentos y una psicoterapia, muchas veces el apoyo familiar es una ayuda para que puedan recuperarse de esta enfermedad.

Sin importar qué método se utilice lo esencial es ayudarle a tener una mente positiva, a motivarlo a hacer aquellas cosas que solían gustarles o incentivarlos a realizar actividades nuevas que crean de su interés para así volver a encender una luz de vida, siempre mostrándose comprensivos y amorosos, puesto que esto no es su culpa y necesitarán de toda la ayuda posible.