¿Cómo escoger un fondo de inversión?

tema suelen hablar de tendencias en inversiones pero nunca de pautas 100% seguras, en cuestiones de dinero hay que convivir con el riesgo. Sin embargo los depósitos que se encuentran actualmente en los Bancos españoles no estarían corriendo riesgo porque no es probable que haya quiebra y además:

  • Ante una quiebra el Banco de España interviene inyectando los fondos necesarios para evitar problemas de liquidez.
  • El Fondo de Garantía de Depósito protege hasta en 100.000 euros por depositante y entidad en cuentas y depósitos.
  • Ante el caso de que fallen los dos anteriores se acude a los fondos europeos o instituciones a nivel mundial ya que después de Lehman Brothers hay consenso mundial para evitar que quiebre un banco de cualquier lugar del mundo capitalista.
  • Y, antes de una quiebra, se ordena una liquidación ordenada de la entidad siguiendo instrucciones de la UE. Cabe destacar que si para estas alturas no quebraron sino que hubo ventas adecuadas no hay probabilidades que haya quiebra al menos en un futuro inmediato.

¿Y los fondos de inversión?

La realidad es que hay mucho de donde escoger. El tema es ver por cual nos decidimos. En primer lugar hay que definir el perfil del inversor, o sea evaluar objetivos, situación económica, nivel de riesgo que se quiere asumir y comisiones que se está dispuesto a pagar. Existen diferentes tests para el inversor para asegurarse a qué perfil pertenece cada uno.

Las ventajas de un fondo son: el dinero no tiene un plazo, se retira cuando uno quiere y la cantidad que se quiere, se paga impuesto sobre la cantidad retirada, la que queda en el fondo no paga y sigue trabajando. El dinero está en cuentas de custodio, no es acreedor a la vista del banco, en caso de quiebra ese dinero no le pertenece al banco.

De todos modos recordar que, tanto los depósitos como los fondos de bajo riesgo, tienen poca rentabilidad y, en la mayoría de los casos están por debajo del índice inflacionario, por tanto son buenos para tener una liquidez a corto plazo para solventar algún evento que se pueda tener, pero no mucho más que eso.