¿Cómo elegir el deporte adecuado?

Es importante que el niño vea las posibilidades de práctica para que pueda elegir cual le gusta, esto es un buen incentivo ya que no es saludable exigir la práctica de algo con lo que no se tiene afinidad.

Antes de los 6 o 7 años conviene que el niño haga un pasaje general por distintas actividades, hay centros recreativos que hacen este trabajo donde se hace una introducción de los diferentes deportes a modo de juego.

A partir de los 8 hay una mayor comprensión de las reglas y la necesidad de cumplirlas, este es un buen momento para ver qué inclinaciones tiene y apoyarlo en lo que decida.

Cuando no haya una inclinación muy definida es bueno recordar que la natación es un gran deporte y es muy raro encontrar un niño que no disfrute del agua. La natación también puede ser un buen punto de partida.

Otro deporte que suele estar entre los favoritos es el fútbol dado la difusión que tiene y además es conocido por todos los niños, y a todos los niños también le gusta correr atrás de una pelota. Este es un deporte que desarrolla la coordinación y el juego en equipo, en esta misma categoría está el básquet. Estos dos deportes poseen un entrenamiento fuerte y altamente positivo.

Otro deporte muy recomendable es el tenis para niños que tienden al trabajo individual aunque también en este deporte los niños interactúan pero desde otro ángulo.

A veces se incursiona en las artes marciales y el resultado tiene un doble beneficio porque se hace hincapié en la conducta y el autocontrol, es una buena práctica para niños que tienden a ser agresivos.

¿Para niñas o para niños?

Actualmente esta diferenciación se desdibuja salvo que los padres sean muy anticuados. Se puede ver que hay fútbol para niñas que, por cierto, juegan muy bien o danza preferida por varones, después de todo la danza es en pareja y se necesitan bailarines varones.

Lo importante es que los niños vean que los padres saben disfrutar del deporte y también de momentos recreativos, recordemos que la mejor manera de predicar es con el ejemplo. También se puede organizar la actividad física como un momento familiar y disfrutarlo en familia.