¿Por dónde empezar la actividad física a partir de los 40?

Si nunca has realizado actividad física el punto de partida es el chequeo médico para apreciar en qué estado se encuentra tu salud y el test de Ruffier Dickon para complementar los estudios. Este test toma el pulso y la presión arterial tras realizar 30 sentadillas en 45 segundos y después de haber realizado flexiones durante 1 minuto. Con estos resultados sabrás el estado de salud en el que te encuentras y las posibilidades de práctica que tienes.

Podemos practicar diferentes actividades físicas pasados los 40 años

Si a esto se le suman los gustos personales, ya que no a todo el mundo le gustan las mismas cosas, horarios disponibles y las ganas de cambiar el estilo sedentario por un estilo de vida activo se tendrá la actividad física ideal para cada persona. La primera meta a tener en cuenta en esta primera etapa es la tonificación muscular, su flexibilidad, el desarrollo cardiovascular y la resistencia al trabajo. En una segunda etapa se pueden plantear otras metas deportivas.

Entre las actividades más recomendadas están caminatas, ciclismo, natación pero no son las únicas. Yoga y Pilates también son alternativas muy buenas. Si estas actividades te motivan y te llevan a una mejora importante en el training deportivo, tal vez quieras plantearte participar en competencias como maratones o competencias de ciclismo. En tal caso una nueva consulta al médico no estaría de más y de estar todo correcto a disfrutar de esta nueva etapa que abre otras posibilidades como la de conocer el mundo de la competencia desde adentro y las relaciones sociales que ésta plantea, relaciones de camaradería con otros competidores. Recuerda que para llegar a estas instancias se necesita continuidad en la práctica y un aumento paulatino de la intensidad en el esfuerzo físico.