5 actividades para hacer en el Delta del Ebro en familia

  1. Playas espectaculares. A ambos lados de la desembocadura del Ebro encontramos  todo tipo de playas con decenas de kilómetros de arena fina, dorada y ofreciendo a los turistas una jornada de descanso y relax. Las más polares son la Punta del Fangar, la Playa de Riumar y la Playa de los Eucaliptos donde encontramos zonas de dunas, aguas limpias y poco profundas y un oleaje que invita a los amantes del surf a practicar su deporte favorito. Debido a la extensión de las playas del Delta, hay algunas partes habilitadas para ir con perro y otras en las que no te encontrarás con otros bañistas aunque vayas en los meses estivales.

Playa del Fangar en el Delta del Ebro

  1. Montar en barco. Qué mejor forma de tener una primera toma de contacto con este espacio natural que hacerlo desde el agua. Y es que desde el puerto fluvial de Deltebre podemos hacer una excursión en barco en la zona donde el río Ebro y el Mediterráneo se juntan. Podréis recorrer toda la desembocadura mientras os explican todos los secretos de la flora y fauna de la zona; una jornada perfecta en la que disfrutarán tanto los más pequeños como los más mayores de la casa. Y para los más aventureros, un paseo en kayak con vuestro hijo/a recorriendo el Delta para conocer muchos de sus encantos y disfrutar de un momento de tranquilidad y deporte acuático.

Recorrido en Kayak por el Delta del Ebro

  1. Conocer las aves del Delta. En la margen izquierda del Delta del Ebro, alrededor de las playas de Riumar, encontramos diferentes senderos para conocer a las aves que habitan durante gran parte del año en la desembocadura. Al ser un área natural protegida, sólo se puede tener acceso a estos animales a través de los miradores instalados para ello. Se trata de pequeñas casetas de madera con capacidad de un máximo de 10 personas y en las que poder observar a las especies animales que sobrevuelan las aguas del Delta. Las rutas cuentan con paneles informativos, por lo que toda la familia podréis aprender juntos toda la información sobre las aves del Parque Natural.

Aves del delta del Ebro

  1. Pescar en familia. Y precisamente por la influencia tanto del agua dulce como salada es una zona perfecta para practicar la pesca. Si a los niños ya les gusta este deporte desde pequeños, en el Delta del Ebro encontraréis un paraíso para poder pescar todo tipo de especies acuáticas. Podréis hacerlo en alguno de los márgenes de la desembocadura o alquilar una embarcación ya que hay varias empresas que ofrecen este servicio. Pesca a mosca, brumeo, jigging; aquí podrás practicar todo tipo de pesca en sus más de 300 kilómetros cuadrados. 

Pescar en el Delta del Ebro

  1. Isla del Buda. Uno de los rincones que no deben faltar en tu viaje al Delta del Ebro es la Isla del Buda. Se trata de un especio de terreno rodeado tanto por las aguas del río Ebro como del Mediterráneo dando como resultado un área natural única en el país. Es considerado uno de los humedales mejor conservados del continente europeo y ofrece a los visitantes más de 5 kilómetros de litoral en los que bañarse en playas prácticamente vírgenes y con un encanto natural difícil de encontrar en otras zonas de baño del noreste español. En la Isla de Buda podréis hacer actividades acuáticas, practicar vuestros deportes favoritos y disfrutar de la naturaleza en estado puro de la mano de su interesante y variada fauna y flora.