Cuando hablamos de automóviles híbridos o eléctricos lo primero que podemos pensar es en la fuerza o el tiempo que durara nuestra energía dando esto como resultado un automóvil que no tiene fuerza y podríamos pensar que solo los monovolúmenes o los tipo sedán podrían tener estas características, pero ahora siendo una marca icono en la fabricación de los modelos todo terreno, Land Rover nos presenta su modelo Defender EV rompiendo cualquier precedente sobre las maquinarias eléctricas y siguiendo su liderazgo en modelos todoterreno.

El modelo ha sido desarrollado por un equipo de ingenieros especializados que laboran dentro de los talleres de Land Rover, los cuales se han dedicado a hacer diferentes tipos de pruebas al modelo EV en diferentes condiciones extremas siempre manteniendo la seguridad del ambiente. Algunas de las pruebas que se realizaron fueron extremas y que iban desde tirar de un remolque hasta recorrer ríos de hasta 800 mm de profundidad.

Motor eléctrico de este Land Rover

Un motor sin emisiones CO2

El poder del Defender proviene de su batería que pesa 410 kg puesta en la parte delantera como en los modelos convencionales de combustión. Esta batería pesa 100 kg menos que un defender de diésel ya que no tiene líquidos refrigerantes o lubricantes. Este Defender electrónico sustituye sus mecanismos usuales por un motor eléctrico que puede generar hasta 95 caballos de fuerza. El EV cuenta con baterías de iones de litio que nos pueden proporcionar una autonomía de 80 kilómetros.

Son muchos los cambios que se han realizado al modelo Defender eléctrico, pero aun así mantiene su tracción a las cuatro ruedas así como su sistema de modos de adaptación en función todo terreno “Terrain Response”. La forma de frenar se ha optimizado de tal forma que cuando descendamos por una pendiente el motor pueda generar 30 kW de electricidad muy diferente de sus similares de combustible que pierden energía al frenar.