Frases

Las imágenes no son la única forma para decorar las paredes. Las letras, como símbolos icónicos pueden tener una función decorativa muy útil, que además obliga a las personas a leer los avisos. De modo que podemos utilizar nuestras frases preferidas y colocarlas en láminas o cuadros que se fijan a la pared fácilmente. Así, las posibilidades creativas son infinitas, ya que podemos colocar letras de canciones, versos de un poema, o incluso una frase escrita por nosotros mismos.

Nombres y títulos

Los nombres y los títulos son otro recurso que puede servir para la decoración de una pared, y resultan un poco más sencillos que una frase. Podemos colocar el nombre de nuestro libro, película o poema favorito, el nombre de nuestra familia o de alguien especial.

Diversos idiomas

Si queremos jugar un poco con el lenguaje y aprovechar los aspectos tipográficos para la decoración de las paredes, podemos colocar frases y escritos en diversos idiomas. Esto resultará mucho más atractivo y podrá servir como tema de conversación cuando tenemos una visita en casa o en nuestra oficina. Algunos idiomas poseen un atractivo tipográfico mayor, al cambiar la combinación de las letras, así que podemos aprovechar esta característica.

Diferentes formas y tamaños

Una vez que hayamos seleccionado cuáles son los textos que queremos utilizar para decorar las paredes, debemos elegir cuál será la tipografía que tendrán, el tamaño, la forma y el color de la lámina, incluso podemos emplear material reciclado para hacer estos afiches. La ventaja es que podemos variar el tamaño de la lámina de acuerdo a nuestras necesidades decorativas, es posible colocar los afiches en línea recta, utilizar otras figuras geométricas en lugar de una lámina cuadrada, y generar diversos efectos a cada lámina, por medio de diversos materiales.

Para darle un efecto mucho más llamativo, podemos instalar lámparas de iluminación, a fin de que los textos también puedan leerse de noche. Lo ideal es colocar estas láminas en espacios como el salón de estudios, la oficina dentro de casa, o en la zona de la biblioteca. En todo caso, esta iniciativa decorativa es muy provechosa e incita a la inspiración, sobre todo para quienes aprecian el mundo de las letras.