Pero bueno, la cosa no es quejarnos sino saber cómo aprovechar cualquier espacio con el que contemos inclusive si este es pequeño. Las habitaciones pequeñas se pueden ver mucho más grandes con la ayuda de estos consejos que tenemos para ti y tu hogar.

Evita los muebles grandes o voluminosos

Además de preferir muebles pequeños que den más espacio al poco que hay, también cuida los muebles que si bien es cierto no son grande, sí son voluminosos. Prefiere los de corte slim o delgado, así como los muebles que no tengan espacio extra en diseño que no sea funcional.

Evita los colores fuertes

Los colores sólidos y fríos por lo general son los más fuertes y estos hacen que veamos los espacios más pequeños, prefiere mejor los colores luminosos y claros para que la habitación se vea más grande porque cuenta con más resplandor.

Evita la falta de luz

Además de los colores claros, la luz aporta mucho volumen a las habitaciones en el hogar, más si son chiquitas. Prefiere ventanas grandes, tragaluces, y si no puedes obtener fácilmente luz solar, las lámparas deben ser bien luminosas o de luz blanca.

Di sí a los espejos

El efecto de reflejo de los espejos en realidad aporta mucho volumen, más si lo que reflejan no tiene demasiada saturación visual como en las paredes pues dará el efecto de una pared más amplia lo que hará ver la habitación también más grande.

Eligiendo bien los elementos decorativos podemos lograr que un espacio pequeño parezca más grande

Aprovecha cada centímetro de espacio

Además no tienes por qué tener un espacio grande para que este luzca grande. En las habitaciones pequeñas los muebles multifuncionales son perfectos para aprovechar cada centímetro.

No uses demasiados accesorios

Los estilos minimalistas son los mejores para una habitación pequeña porque evita el uso de demasiados floreros, cuadros o adornos. Lo más prolijo y que deje espacio al ojo para contemplar el espacio llano, es lo que hace ver más grande cualquier habitación.

Pero, encuentra la manera de equilibrar estos consejos con tus propios gustos para hacer de las habitaciones espacios más grandes y confortables, así como lugares donde nos guste estar y pasar el tiempo, tomando en cuenta también los gustos y necesidades de quien usa esa habitación para vivir.