Imagina tratar de relajarte en una habitación pintada en verde fosforescente, o tratar de trabajar en un sillón suave y lleno de almohadones ¡imposible!, por ello decorar para las emociones es importante para vivir como queremos.

Así que vamos a darte varias tendencias de decoración que puedes seguir si quieres conseguir diferentes emociones, algo que podrá ayudarte a que diferentes espacios de tu caso transmitan unas sensaciones particulares para posibles estados de ánimo que quieras alcanzar o que quieras transmitir a quienes invites.

  • Gula y excesos alimenticios: Se dice que los colores naranjas provocan apetito subconscientemente, no por azar son tonos que las cadenas de comida eligen para sus productos y sus logos. Evita entonces este tipo de colores para la oficina o la cocina, ya que así se logrará no excederse al comer. De igual manera procura no poner dulces, galletas y chocolates muy a la mano, sí lucen muy lindos en tazones y jarrones de cristal, pero invitan a la gula.
  • A dormir tranquilos: Las habitaciones y sitios de relax deben además de tener camas cómodas y ropa de cama adecuada (ligera en verano y gruesa en inverno), estar pintados en colores relajantes como cremas, azules tenues y colores pastel. Evitemos tonos que provoquen estrés como rojos, amarillos y verdes en su croma más intensa.
  • Relajados en las salas: Así mismo, en las salas y estancias son más importantes los muebles, no tanto el color de las paredes o la decoración, ya que cuestiones como consolas de videojuegos, la televisión y los videos en general nos distraen de esto, pero el relax se termina si padecemos en un sillón incómodo. Decora para relajarte evitando excederte en almohadones, pero ojo, no sacrifiques estética por comodidad sino logra un equilibrio entre ambos.
  • Recibir con alegría a los invitados: Además del propio recibimiento que hagamos, se puede generar un ambiente alegre en tu hogar con detalles que provoquen alegría como frases que motiven, con colores alegres en recibidores, así como flores y naturaleza en todo el hogar. Las emociones tanto tuyas como de las personas que te visitan son importantes, pues un hogar feliz se aprecia también por las visitas.

Evita entonces colores muy oscuros, muebles incómodos, un ambiente denso por falta de aire en el hogar, así como una casa limpia, pues esto también aporta una sensación de tranquilidad porque un sitio donde todo está fuera de lugar es un hogar muy tenso.