¿Quiere decir esto que una casa sin diseño de interiores es mucho más acogedora?, evidentemente no, pero quizá es mucho más recomendable que cuando decoramos no sólo escojamos los diseño que nos parezcan atractivos, sofisticados o interesantes, sino que optemos por los diseños que sean atractivos y que además los sintamos funcionales a nuestro estilo de vida diaria. Es posible optar por una decoración que mantenga cierto nivel de calidez en el hogar, veamos todo lo que influye.

Más estilos de vida y menos estilos de decoración

Por ejemplo, cuando pensamos en un estilo rústico tendemos a ir a los extremos y visualizar maderas, muebles grandes y toscos, así como decoraciones más bien enfocadas a los chicos y hombres pues el toque masculino que la decoración rústica aporta puede ser demasiado para las chicas, pero eso pasa cuando sólo vislumbramos el estilo en sí, cuando lo mejor es imaginarlo dentro de nuestro estilo de vida.

Otro ejemplo de esto es olvidar que debemos ser sutiles, ya que ser literal al momento de hacer un ambiente puede llegar a disfrazar la casa; literalmente no queremos que la idea de un espacio luminoso esté lleno de lámparas y ventanales, sino que al usar colores cálidos en tonos que atraigan mucha luz podamos cumplir sutilmente con nuestro objetivo y sobre todo, adaptarlo a nuestro estilo de vida.

Decorando con calidez

Para una mayor calidez al decorar busquemos los colores que nos sugieren rayos de sol, atardeceres, fuego o verano, como lo amarillos, verdes claros y blancos luminosos, evitando de tal manera, colores fríos como violetas, azules oscuros o colores grisáceos

Así, cuando los muebles contrasten con colores vibrantes, se creará un efecto de luz muy interesante.Si encontramos alguna pieza en nuestras compras de muebles que nos gusten pero el color no es el indicado, no dudemos en comprarla, pues pintar un mueble es sencillo y mucho más adaptable a la decoración de lo que podríamos creer.

Siguiendo estos consejos no dudes que la decoración y la calidez reinarán en tu hogar.