Tipo de estantes

Lo primero que debes pensar, es en qué tipo de estante quieres utilizar para colocar tus libros. Ciertamente un estante es bastante rígido y no deja mucho espacio para hacer cambios en cuanto a la forma, pero al mismo tiempo, recuerda que cuentas con otras alternativas como estantes flotantes, estantes en forma de rombo, crear figuras en la pared y sobre ellas hacer una repisa, etc. Igualmente, siempre podrás jugar con los colores, la distribución y otros recursos decorativos.

Biblioteca temática

Las tendencias modernas han dejado atrás los grandes y rígidos estantes, permitiendo que estructuremos bibliotecas temáticas, que permitirán no solo decorar y construir un estante original, sino también el resto de la habitación. Por ejemplo, si eres amante de la naturaleza, puedes hacer una biblioteca con este tema, y tu estante puede tener forma de árbol, así que podrás colgar cuadros con figuras de animales, paisajes o especies de planta, aprovechando el aporte de colores especiales como el verde.

Colores

Selecciona una paleta de colores que funcione con tus intereses, de acuerdo al tema o a la idea que tengas para decorar la biblioteca. Generalmente, se deben elegir colores claros, para que la luz circule fácilmente por la habitación, tales como el blanco, combinado con tonalidades de azul, verde, rojo. Pero, no está de más utilizar los colores oscuros como el negro, marrón, gris, etc.

Ejemplo de integración de la biblioteca en el diseño de una casa

Luz

Recuerda que al estar en una biblioteca, necesitas una buena iluminación, no solo como elemento decorativo, sino como un recurso para encontrar tus libros, leerlos cómodamente y facilitar cualquier tarea dentro de la biblioteca. Puedes crear algunas atmósferas con lámparas especiales, pero procura tener una luz general que permita hacer la búsqueda de los estantes, y otro espacio para leer, que deberás acompañar por algún mueble.

Muebles

Los muebles deben ser cómodos para facilitar la lectura. Debes colocar una mesa al lado, a fin de agregar una lámpara, y tener un espacio para colocar el libro, si decides hacer una pausa, o colocar una taza de café. Un escritorio siempre es ideal, si además de la lectura, tienes el hábito de escribir, también se recomienda agregar plantas en macetas, para darle frescura y vida al lugar.