En muchas ocasiones podemos ver como estos problemas acaban en el juzgado, gastándose todo un dineral en abogados y consiguiendo incluso régimen de visitas para poder ver al perro o al gato. Pero ¿realmente hay que llegar a esto?

Lo mejor para nuestra mascota

Si queremos realmente a nuestra mascota deberíamos de estar dispuestos a darle lo mejor. Y para eso deberíamos de pensar en los siguientes puntos, para decidir quién debe de cuidar del peludo en el caso de que los dos quieran hacerse cargo del mismo:

  • Lo primero que se debe de plantear cada miembro de la pareja es si va a estar en condiciones de atender a la mascota. Quizás uno de ellos vuelve a vivir con sus padres que tienen un gran perro que no soporta a otros animales, o se va a ir a un apartamento alquilado dónde difícilmente va a poder cuidarlo. Quizás en este caso lo mejor sería que el animal se quedara en su casa de siempre y se permita al miembro de la pareja que se va que acuda a pasearlo en determinados días y horarios previamente establecidos.
  • Si ambos pueden cuidar a la mascota también se debería de tener en cuenta su opinión. Si, has leído bien, si de verdad amas a tu mascota sabrás que en algunos casos perros o gatos tiran más por un miembro de la familia, con el que se sienten mucho más cómodos y a gusto.  Si de verdad se quiere al animal esto se debe de tener en cuenta.
  • Por último es muy importante saber que quién se quede al animal puede hacerse cargo de sus gastos. Quizás al principio la ex pareja nos ayude a pagar los gastos veterinarios y el pienso, pero con el paso de unos meses la relación puede enfriarse y distanciarse tanto que deje de hacerlo.  El dinero no debería de ser un factor determinante pero puede ser muy importante sobre todo en el caso de animales con necesidades especiales que impliquen un gran desembolso de dinero.