1. Más flexible. Una de las peculiaridades del currículum combinado es que mezcla la estructura del CV funcional con el cronológico para dar como resultado un documento más flexible que los anteriores. Se adapta a las necesidades de cualquier tipo de candidato. Para aquellos que no hayan tenido experiencia previa o largos periodos de desempleo, podrán ‘camuflarlos’ en el texto ya que la información se agrupa por secciones. Pero también para los postulantes que han trabajado durante muchos años y en sectores profesionales variados, el CV mixto les ofrece la posibilidad de organizar la información de una forma visible, ordenada, entendible y completa.
  2. CV más creativo. Precisamente esa estructura híbrida que ofrece el CV combinado es perfecta para desarrollar un tipo de documento más creativo. Aunque generalmente es preferible mantener un aspecto sencillo, serio y profesional, hay ciertas profesiones en las que la originalidad y el diseño son fundamentales para el puesto de trabajo. De esta forma, la variedad de bloques y apartados que se tienen que generar en el currículum mixto hacen que en el sector de la comunicación, diseño, artes gráficas o marketing se pueda generar un CV atractivo y personalizado al candidato.
  3. Destaca los logros. Del mismo modo que el currículum funcional destaca las habilidades y logros de los postulantes, en el CV mixto no sólo se consigue eso sino que además éstos quedan ordenados a lo largo del tiempo. Es decir, si en un sector profesional concreto se ha evolucionado laboralmente mediante la adquisición de más responsabilidades, quedará perfectamente reflejado tanto de forma cronológica como por temáticas. Para el candidato será la mejor manera de mostrar ‘lo mejor’ de sí mismo y para el seleccionador será la forma más eficaz de localizar la información más interesante.
  4. Claridad. Y precisamente haciendo referencia a lo anterior, la claridad es una de las características principales del CV mixto. Es una manera de ordenar nuestra formación y experiencia de dos formas diferentes, por categorías y a lo largo del tiempo. Con respecto a este último aspecto, nosotros podremos decidir si la cronología la queremos de manera ascendente o descendente. En cualquier caso, lo más recomendable es que los puestos de trabajo más atractivos queden destacados en la parte superior; por lo que si nuestro último puesto de empleo fue el más relevante, será mejor que lo hagamos de forma descendente.
  5. Información completa. Y al hacer que cada detalle de nuestra vida laboral quede totalmente organizado se consigue que la información quede estructurada de la manera más completa posible. Pondremos la empresa o centro de estudios en el que estuvimos, los periodos de tiempo de nuestra permanencia y una breve descripción de las tareas o materias que llevamos a cabo durante nuestra experiencia.
  6. Evítalo para webs de empleo. Sin embargo, hay muchas páginas para la búsqueda de trabajo en las que ‘obligan’ al candidato a organizar su información directamente por periodos de tiempo, por lo que en esos casos es más fácil apoyarnos en un CV cronológico ya que nos será más fácil plasmar los datos de nuestro documento a la web de empleo.
  7. Personalización. Y debido a que podemos organizar la estructura en el currículum mixto por temáticas, podemos personalizar al máximo este documento dependiendo del tipo de candidatura que queramos presentar. Según el sector profesional al que nos postulemos, será mejor que en primer lugar pongamos una agrupación u otra.  Sin embargo, hay que recordar que las experiencias a su vez están clasificadas por fechas, por lo que también puede ser interesante mostrar en la parte superior aquellas más reciente o más relevantes para nuestra vida laboral.